Red Dead Redemption 2 ha llegado con una gran losa que ha sabido transportar casi sin problemas: aquella que configura la gran expectación de los jugadores de todo el mundo. Además, la calidad que se espera y se le exige a un estudio como Rockstar Games, capaz de realizar los mejores mundos abiertos de cada generación. ¿Habrá conseguido cumplir con lo esperado?

Nuestro análisis de Red Dead Redemption 2

Vamos a empezar de forma directa: sí, Red Dead Redemption 2 es probablemente el mejor mundo abierto de toda la generación, pero no es la revolución que muchos esperaban. Su concepción de mundo sigue siendo demasiado tradicional, y aunque evoluciona en muchos aspectos sigue manteniendo las mismas líneas vistas en decenas de videojuegos del género.

La manera de presentar las misiones y de desarrollar la historia es muy típica, utilizando el mapa y los iconos para que el jugador vaya correteando de un lugar a otro. No es un mundo que se sienta orgánico del todo en este sentido, y se deja notar conforme pasan las horas y los detalles van dejando de sorprender tanto.

Análisis de Red Dead Redemption 2

Pero menudos detalles

Aunque precisamente son esos detalles los que lo convierten en un juego grandioso. Se nota que Red Dead Redemption 2 ha sido cuidado y desarrollado con mucho amor por parte de Rockstar Games. Desde el primer momento descubrimos cómo el juego posee detalles en todos los ámbitos que hacen la experiencia muy enriquecedora.

Desde el movimiento de Arthur respecto al mundo y su reacción (física y mentalmente) hasta las conversaciones con los compañeros en el campamento, siempre novedosas y que refieren a momentos anteriores de nuestra aventura. Red Dead Redemption 2 cuenta con millones de detalles que no nos cansamos de ver una y otra vez.

Análisis de Red Dead Redemption 2

Una Rockstar más madura

También se nota que Red Dead Redemption 2 tiene poco que ver con GTA, y el tono y el ritmo lo dejan notar. Es un juego mucho más lento que esta saga, permitiendo al jugador disfrutar de cada momento y de cada detalle. También se nota en el tono, mucho más serio y con unas connotaciones algo más reivindicativas en algunos casos.

Cabe destacar también la presencia de misiones secundarias y elementos alejados de la historia principal, pues muestran a una Rockstar diferente en busca de la evolución. Mucha presencia de diálogos y conversaciones y desarrollo de misiones que se alejan de la violencia, que por otra parte forma otro de los pequeños problemas del juego.

Análisis de Red Dead Redemption 2

La acción y la violencia

Red Dead Redemption 2 suele utilizar la violencia y los tiroteos de forma indiscriminada durante la historia principal, algo que hace que su calidad también decaiga. En ocasiones estos tiroteos no están del todo justificados y sus mecánicas están lejos de la excelencia que sí porta el juego en otros elementos.

Es una base jugable basada en el primer Red Dead Redemption, con apenas evolución. Estamos hablando de un juego que salió hace muchos años y que ya entonces tenía ciertos problemas. Los tiroteos en Red Dead Redemption 2 son poco ágiles, regularmente resueltos y muy arcaicos. Es una pena que, como decimos, la mayor parte de la historia principal se desarrolle con estos como protagonistas.

Análisis de Red Dead Redemption 2

Un juego tremendo

A pesar de los añejo que resultan los tiroteos y otras mecánicas jugables, lo cierto es que Red Dead Redemption 2 es un juego magnífico, titánico y que está realizado con mucho amor. Es imposible no recomendar el juego a todos los amantes de los videojuegos, pues se trata posiblemente de la mejor obra del año.

El mundo abierto tampoco resulta demasiado revolucionario y parte de unas bases muy tradicionales, pero claro, Red Dead Redemption 2 cuenta con el mejor mundo abierto tradicional de toda la generación. No es la revolución esperada, pero sí resulta un juego tremendo.