Después de dos entregas bastante resultonas que sirvieron para plantar una semilla de una franquicia interesante, con muy buenas ideas y con una manera personal de desarrollar las ideas, llega la tercera entrega. Darksiders 3 esta vez es desarrollado por Gunfire Games después de los problemas vividos con Vigil, estudio anterior. ¿Qué tal ha sentado el cambio?

Nuestro análisis de Darksiders 3

Si tenemos que ser sinceros, lo cierto es que Darksiders 3 probablemente se trate del peor juego de la franquicia hasta el momento. En esta ocasión tenemos que controlar a Furia, una de las Jinetes del Apocalipsis que tiene que encontrar a los Siete Pecados Capitales escapados por orden del Consejo.

Al cambio de protagonista le llega también un cambio casi absoluto de estilo en la base jugable, recordando enormemente a títulos como Dark Souls. De hecho, Darksiders 3 parece más un Dark Souls que cualquier otro juego de la franquicia, algo que le termina pasando factura muy pronto.

análisis de Darksiders 3

Muy poca personalidad

El hecho de que el sistema de combate, la curación, la progresión y subida de nivel e incluso el diseño de escenarios traten de imitar tanto a la saga antes mencionada hace que Darksiders 3 pierda mucha de la personalidad que, por ejemplo, el juego anterior atesoraba.

Lo único que se mantiene es un estilo de lucha que funciona muy bien con elementos propios del hack and slash y con unos puzles que de vez en cuando nos obligan a detenernos y a explorar los escenarios en busca de una solución que nos permita seguir avanzando.

análisis de Darksiders 3

Un reto para todos los jugadores

Evidentemente, al imitar el estilo de los Souls, Darksiders 3 resulta un título bastante difícil de completar. Aunque podemos elegir la dificultad en todo momento, lo cierto es que se adapta a todo tipo de jugadores para resultar un auténtico reto, así que esperad tener que morir varias veces en muchos enfrentamientos.

Este sistema, unido al de subida de niveles, nos obliga a extremar las precauciones en todo momento e incluso a regresar sobre nuestros pasos para tratar de subir de nivel con las almas recolectadas, pues si nos matan las perderemos y no podremos aprovechar ese tiempo dedicado.

análisis de Darksiders 3

Correcto, pero perdiendo su esencia

Darksiders 3 funciona muy bien en la lucha y en los puzles, que además son los que permiten que mantenga la esencia de los juegos anteriores. Sin embargo, su afán por querer parecerse a otra saga que poco o nada tiene que ver con lo visto hasta el momento hace que se pierda demasiado por el camino. No es mejor que Dark Souls y cualquiera es capaz de verlo de un primer momento.

Es una pena que no se hayan tomado las bases impuestas por el segundo juego de la saga y se hayan potenciado, mejorado y renovado, pero es otro estilo que muchos incluso agradecerán. Darksiders 3 es un muy hack and slash, que patina a la hora de plantear ideas propias de otros juegos que no casan muy bien en su propuesta primigenia.