La primera toma de contacto con un juego como Celeste puede extrañar. No se trata ni más ni menos que de un juego de plataformas con complejidad en el que tenemos que repetir y repetir las mismas secciones hasta que seamos capaces de superarlas. Algo así como una especie de Super Meat Boy con historia. Pero nada más lejos de la realidad: es un absoluto juegazo.

Análisis de Celeste

Poco a poco vas descubriendo lo profundo que resulta su historia, sus personajes y lo que quiere contar al jugador. Celeste no deja de ser una historia de autosuperación, en la que muchos jugadores pueden verse representados. La ansiedad, la depresión, la falta de autoestima, el estado de ánimo... todo eso se representa aquí.

Y parece que todo eso no tiene cabida o es exagerar demasiado lo que un título de simples plataformas puede ofrecer, pero no es así. Celeste es el máximo exponente de título con mecánicas y desarrollo de juego básico, que hemos visto en otras ocasiones, pero que sabe componer en su interior una obra imprescindible.

Análisis de Celeste

Lo bello y lo profundo

Celeste puede contentar a dos tipos de jugadores, aunque nosotros no tenemos ningún miedo en recomendárselo a cualquiera. Primero, aquellos que quieran disfrutar de un título de plataformas bello y desafiante, tenéis contenido de sobra. Además, los escenarios del juego están configurados de tal forma que encontraremos escenarios secretos, con coleccionables.

Sin embargo, que eso no eche para atrás a ningún jugador que precisamente no quiera tanto la parte plataformera o de puro de videojuego de Celeste y quiera comprender su profundidad e interior. En realidad, que el título sea desafiante no deja de formar parte del mensaje que el juego quiere transmitir al jugador.

Análisis de Celeste

Disfrutad de él sin mucha más información

Todo lo más que podamos decir sobre Celeste será contraproducente, ya que una de las mejores partes de la experiencia es que tú mismo descubras lo que hay en su interior. No tengas miedo de apostar por esta propuesta, que a nosotros nos ha parecido una de las más interesantes de todo el año.

Celeste es, seguramente, uno de los títulos independientes de más calidad del año. Su mensaje consigue llegar, con unas mecánicas cuidadas y una experiencia de juego magnífica. Si queréis un título diferente, este debería estar en vuestra lista sin dudas.