Pocas franquicias hay tan longevas en el mundo de los videojuegos, y menos son las que tardan más de una década en volver a ofrecer una entrega numerada a sus aficionados. La espera ya ha terminado y nosotros os ofrecemos nuestro análisis de Kingdom Hearts III para que sepáis lo que nos ha parecido la nueva obra de Tetsuya Nomura, que nos arranca irremediablemente una sonrisa a cada paso.

Análisis de Kingdom Hearts III

Esa es una de las mejores definiciones posibles de Kingdom Hearts III, y una de las razones por las que pensamos que debería haber más juegos así: por la felicidad que envuelve al título y la que irradia al jugador. De nuevo deberemos ponernos en la piel de Sora junto a Donald y Goofy, en una continuación de la enrevesada historia de la saga.

Quizás ese sea uno de los puntos más negativos de la saga al completo: lo complicada que se ha terminado volviendo la trama, teniendo que haber jugado no solo a los juegos principales de la saga para comprenderlo todo, sino a todos los spin off e incluso de juegos de móviles que han aparecido durante todos estos años. De lo contrario, te vas a sentir muy perdido si no recurres a alguna ayuda externa para comprender el argumento, y aún así.

Análisis de Kingdom Hearts III

Vuelven los mundos Disney

Los escenarios que recorreremos formarán parte de los mundos de algunas películas de Disney, que están recreados de una forma asombrosa, al igual que los personajes protagonistas de estas historias. La trama de las películas (una parecida o otra posterior inventada) se irá uniendo a la de los propios protagonistas, creando una bonita unión.

Cada mundo tiene sus características y realmente sentimos que cada uno de ellos pide algo distinto del jugador en Kingdom Hearts III, lo que aporta mucha variedad. Sin embargo, es justo decir que mientras hay algunos mundos que resultan muy divertidos y entretenidos hay otros muchos que no lo son tanto.

Análisis de Kingdom Hearts III

El JRPG de toda la vida

A esta exploración e historia se suma un sistema de combate y progresión prácticamente calcado al de las entregas numeradas anteriores. Combates en tiempo real donde importa mucho las habilidades escogidas, la utilización de la magia, de los golpes especiales... hay que reconocer que en este caso hay una enorme variedad y en ocasiones algunos añadidos como las atracciones cortan demasiado el ritmo.

Los enfrentamientos son muy divertidos pero debéis tener en cuenta algo muy importante: es un juego muy fácil, lo que es una pena. Os recomendamos que empecéis en modo Experto (en el que no es necesario serlo ni mucho menos) para disfrutar de la experiencia, que a pesar de ello no será para nada complicada.

Análisis de Kingdom Hearts III

Un juego fantástico

A pesar de sus evidentes errores y fallos que evitan que se convierta en un grande de la generación, Kingdom Hearts III es todo lo que sus fans esperaban. Si eres un amante de los juegos anteriores y de la historia, tienes una cita innegable con un videojuego fabuloso.

Si llegas nuevo a la saga vas a encontrarte con un título con unas reglas muy particulares, sencillo y con una historia muy densa y complicada de seguir, pero que vais a poder disfrutar sin problemas. Kingdom Hearts III es un videojuego de enorme calidad, precioso, que siempre sabe sacarte una sonrisa y que sabe anteponerse a sus fallos.