Las expectativas han sido enormes ante la llegada de uno de los títulos más importantes de todo el año, del que se esperaban grandes cosas. El nuevo título de Sony Bend ya está entre nosotros y hemos podido disfrutar de él cerca de dos semanas antes del lanzamiento oficial, por lo que podemos realizar nuestro análisis de Days Gone con todas las de la ley y mostraros nuestra opinión más sincera.

Nuestro análisis de Days Gone para PS4

Days Gone ha resultado confirmarse como un mundo abierto muy tradicional (quizás demasiado) que no aporta nada al género y que reutiliza mecánicas y herramientas que ya hemos visto en infinidad de otros títulos del género. Sin embargo, termina resultando divertido y destacable en algunos de sus puntos.

Con una importancia mayúscula en la historia, Days Gone cuenta con seis horas de secuencias cinemáticas, con multitud de diálogos y una presencia absoluta del argumento, los personajes y su devenir. Desgraciadamente, esto termina siendo uno de los puntos negros de la obra.

Análisis de Days Gone

Una historia cumplidora con demasiada presencia

El jugador se pone en la piel de Deacon St. John, un errante que perdió hace más de dos años a su mujer, Sarah, el día en que todo se fue a la mierda. Un extraño virus asoló al planeta y convirtió a una gran parte de la población en unos infectados muy peligrosos, que han perdido su condición humana y que ahora se comportan como un nido de insectos en busca de presas.

La historia irá evolucionando por ambas vías, tanto la personal de Deacon y sus sentimientos como la de la situación del mundo y los virus. Como hemos dicho, la historia está lejos de ser del todo interesante, con unos diálogos muy flojos y un alargamiento excesivo para nuestro gusto.

Análisis de Days Gone

Misiones de recadero a más no poder

Cuando hemos dicho que Days Gone presenta una concepción de mundo abierto tradicional muy genérico también incorpora una enorme cantidad de misiones de recadero muy poco atractivos, siendo bastante pocas las que realmente hacen avanzar la historia y las que resultan verdaderamente interesantes.

De esta forma, tanto en las misiones principales como secundarias esperad una enorme cantidad de misiones que obliguen al jugador a desplazarse a algún lugar, recoger algún objeto o matar a todos los enemigos y regresar al mismo punto, sin mucha más enjundia.

Análisis de Days Gone

La moto y el mundo, lo mejor

No todo es negativo, y al menos Days Gone sabe plantear en los desplazamientos por moto y en su mundo abierto lo mejor de la experiencia. Desplazarse con Deacon en su moto es muy satisfactorio, además de necesitar gasolina y mejoras de sus componentes en cada uno de los campamentos.

El mundo abierto es espectacular y la representación de distintas inclemencias climatológicas está bien planteado, sobre todo visualmente. Para los amantes del modo foto y la representación de lugares interesantes, Days Gone es un juego interesante.

Análisis de Days Gone

Para los amantes de los mundos abiertos tradicionales

Sin embargo, estos puntos fuertes quizás no sean suficiente para que un jugador medio, no amante de los mundos abiertos tradicionales repletos de misiones de relleno, disfruten del todo de la experiencia. La historia tampoco merece la pena y los combates contra humanos e infectados no pasa de ser correcto.

De esta manera, Days Gone se presenta como un buen juego altamente recomendado para los que disfruten de estos mundos abiertos, pero verdaderamente insuficiente para el resto. Una pequeña decepción teniendo en cuenta el calibre y la importancia de esta gran producción.