A cuatro días de su lanzamiento en consolas y tras un año de ver la luz en PC, Wreckfest nos convence con una propuesta de juego tan retro como efectiva. Las colisiones del juego de conducción más gamberro llegan a PS4 y Xbox One sin perder ni pizca de acción y con muchas ganas de convencer a su público objetivo. te lo contamos en este análisis de Wreckfest.

Wreckfest a

Análisis de Wreckfest - FlatOut vuelve mejor que nunca

¿Recuerdas cuando jugabas con los coches de pequeño en tu habitación, la playa o el parque? ¿Todas esas persecuciones, choques, saltos y, sobre todo, golpes? Pues eso, justo eso es Wreckfest, un festival de destrucción, choques, gasolina y velocidad. Los creadores de FlatOut han puesto todo el músculo en la competición y llevan a consolas lo mejor de la experiencia de Wreckfest.

Olvídate de modos historia, de ser un joven competidor anónimo que se convierte en campeón o de redes sociales ficticias. Wreckfest es completamente sincero en su oferta de juego y va al grano sin complejos, sin animaciones ni cinemáticas. Esto va de competir, correr y chocar, y es aquí donde Wreckfest guarda toda su magia.

Análisis de Wreckfest - Modos de juego

Wreckfest ofrece dos posibilidades clásicas a la hora de jugar: competitivo online y modo campaña offline. El modo campaña, llamado Trayectoria, incluye cinco grandes categorías. Desde los desafíos amateur hasta los campeonatos mundiales. Dentro de cada categoría se incluyen carreras de destrucción, pistas de batalla, rallies con varios tipos de terreno y carreras de velocidad. Como guinda, carreras 1on1 que aumentarán nuestro catálogo de vehículos, y desafíos loquísimos como enfrentarnos a varios autobuses en un pequeño vehículo ligero o conducir un sofá motorizado.

Respecto al modo online, se mantiene el estilo clásico de la saga con servidores de la comunidad. Podremos crear nuestra propia partida personalizada o acceder a partidas con distintos filtros y reglas. No hemos podido apurar a gusto este modo por culpa de la escasez de servidores antes del lanzamiento, aunque hemos podido echar tres carreras completas. Lo que hemos probado nos ha servido para notar las diferencias del modo offline y ver lo bien que se comporta en el competitivo con otros jugadores. Lamentablemente, en una carrera encontramos un jugador 'troll' que se dedicó a ir en dirección contraria para fastidiar.

Wreckfest b

Análisis de Wreckfest - personalización y coches

Wreckfest te permite contar con un jugoso catálogo de coches de distintos tipos, cada uno con su propio estilo de conducción, tracción, peso y maniobrabilidad. Desde pequeños compactos a grandes monstruos de la carretera pasando por todo tipo de vehículos y cosas loquísimas como cortacéspedes, sofás motorizados o incluso el Reliant Robin de Mr. Bean.

Lo mejor es que todos los vehículos son personalizables, tanto en rendimiento como en aspecto y blindaje. Te tocará mancharte las manos de grasa si quieres sacar todo el partido a tu vehículo. Una vez lo tengas puesto a punto, no dudes en cambiarle la pintura, mejorar su contundencia y colocarle algún adorno estúpido en el techo para echar unas risas. Para terminar, puedes adaptar tu vehículo antes de cada carrera mejorando su capacidad de frenada, suspensión, tracción, neumáticos y un interesante etcétera.

Wreckfest c

Análisis de Wreckfest - pistas y retos

El sistema de carreras y categorías de Wreckfest usa un sistema de puntos que nos obligarán a conseguir una determinada puntuación en carreras anteriores. Esto nos obligará a tener que grindear en ocasiones mejorando nuestro vehículo para lograr todos los puntos de una prueba o repitiendo un campeonato para llegar primero en todos sus circuitos.

Para no hacer el grindeo más pesado de la cuenta, Wreckfest incluye algunos circuitos que hacen que sea una gozada volver a recorrerlos una y otra vez. Prepárate para encontrar diversos atajos, trazados alternativos y gloriosas pistas en ocho en la que dependerás tanto de tu habilidad como de tu propia suerte. Todo ello con una mezcla de asfalto, grava, arena barro y tierra que te obligará a mantenerte atento a la tracción de tus ruedas

Wreckfest d

Análisis de Wreckfest - Veredicto

Wreckfest funciona a las mil maravillas gracias a su propuesta retro de juego de toda la vida, algo que se echaba mucho de menos en esta generación. Sus elementos se encuentran lejos de monstruos del género como la saga Forza, pero es en la sencillez e inmediatez de lo que ofrece donde guarda toda su gloria. Carreras rápidas, buen control y el grado de pique justos lo convierten en el título perfecto para esas partidas rápidas cuando no tienes tiempo de jugar a cosas mayores.

Por si esto fuera poco, Wreckfest recupera el concepto del viejo Destruction Derby con unos vehículos destruibles que acusan los golpes y los accidentes. Motores que se rompen, ruedas que se doblan, tanques que pierden fluidos... Cada golpe supone una desventaja en carrera, tanto para nosotros como para nuestros rivales, lo que otorga un extra de estrategia a las carreras que se echaba de menos en el género.

En Wreckfest no hay mundo abierto ni falta que le hace. La idea es entrar, elegir reto y jugar, y eso lo hace maravillosamente bien. Su aspecto en Xbox One X, la versión probada, es imponente con un movimiento muy fluido y unos gráficos que brillan en las colisiones. Únele una gran banda sonora, la posibilidad de jugar sucio en el competitivo, los desafíos delirantes y unas físicas muy logradas con un control que cambia de un vehículo a otro, y entenderás por qué nos ha convencido.