Remedy, los padres de Max Payne, Alan Wake y Quantum Break vuelven a la carga con Control. Con una gran carga de narrativa visual, misterios por resolver y tiroteos, la nueva incursión del equipo de Sam Lake en el videojuego culmina con saldo a su favor. Os lo contamos en nuestro análisis de Control.

Análisis de Control - Jesse faden y el FBC

Control te pone en la piel de Jesse Faden, una joven en busca de su hermano que oculta muchos misterios que deberás descubrir. El juego comienza en la puerta de un enorme edificio, el cuartel general del FBC. ¿Qué es ese enorme edificio? ¿Qué es el FBC? Pronto irás descubriendo todos sus secretos mientras vas explorando la Casa Inmemorial, una suerte de Hogwarts moderno en el que todo, o casi todo, es posible.

Así, nada más empezar conocerás a Trench, el director del FBC. Lamentablemente no podrás hablar con él, no aún, aunque sí podrás hacerte con su arma. Un Objeto de Poder capaz de cambiar la realidad a su alrededor y que te convierte, una vez lo tomas, en la nueva directora del FBC.

Análisis de Control - Los Objetos de Poder

Una vez te haces con el arma del director, Contol comienza a coger ritmo. Tras varios tiroteos que de primeras saben a tosco aunque se le coge el puntillo, conocerás a los primeros miembros de la FBC. Al parecer has llegado a la Casa Inmemorial en plena crisis. Varios Objetos de Poder se han descontrolado y están sembrando el caos por el edificio. Por si esto fuera poco, el personal ha entrado en estasis y está flotando por las salas mientras extraños enemigos campan a sus anchas por las salas.

CONTROL jesse faden

Como Jese Faden te tocará ir buscando a los nombres claves del FBC en sus zonas de trabajo. Pero como te decimos, el edificio está plagado de enemigos. Te tocará ir buscando Objetos de Poder y 'estabilizándolos' mientras te haces con sus poderes y vas mejorando a tu personaje. Telekinesis, escudo, levitación, salto de fase... Pronto los tiroteos van ganando en sustancia mientras vamos desarrollando todo el potencial oculto de Jesse.

Análisis de Control - Físicas

Lo que más destaca en Control son, sin duda, las físicas. La forma en que vas destruyendo el entorno durante los tiroteos y los enfrentamientos es una auténtica gozada. Disparos a través de los cristales o las puertas, objetos que revientan a nuestro alrededor, columnas que van rompiéndose por el impacto de los proyectiles... Control es puro Matrix, y la sensación del combate es tan rica como ver cómo ha quedado el escenario tras un enfrentamiento.

control poderes

Pero eso no es nada comparado con lo gratificante que resulta el enfrentamiento una vez tienes todos los poderes de Jesse. Cubrirte de los ataques con un escudo, lanzar a los enemigos volando con una explosión mental, engancharlos en el aire con telekinesis y enviarlos contra las paredes u otros enemigos antes de salir levitando de la zona... Los poderes son la parte más chula de Control, y en este sentido Remedy ha hecho los deberes.

Análisis de Control - la Investigación

La otra parte intensa del juego de Remedy es la investigación de los objetos. Una investigación que te obligará a explorar el edificio en unos pasillos que invitan a perderse y un mapa que lo hace casi obligatorio. Zonas sorprendentes, archivos con guiños a varios juegos y películas, y por último los objetos y sus increíbles poderes hacen de Control un título a tener en cuenta.

control investigación

Lamentablemente no todo funciona como debería en Control. Su buen aspecto se da la mano con una optimización gráfica no del todo funcional y con un motor de combate que requiere que te hagas a él. Por último, las interacciones con el resto de personajes incluyen un pésimo doblaje en castellano que destroza la ambientación del juego.

Siendo un título con gran carga narrativa, este doblaje -que en su VO tampoco es la gran maravilla- junto a una interpretación amateur de los personajes le quitan muchos puntos a una experiencia que debería ir rodada. Ojo, Control es un gran juego con muchos fans y seguidores, pero no está al nivel que su ambición y equipo necesitan.