Se acerca la noche de las ánimas, Samahin y el día de los difuntos. El aire huele a incienso y a cripta. Ningún momento como este para recordar las andanzas de Sir Daniel Fortesque y su enfrentamiento contra Zarock. Recién sacado de la tumba y puede que con algunos gusanos te traemos nuestro análisis de MediEvil: puro Halloween

Análisis de MediEvil: puro Halloween

MediEvil vuelve de entre los muertos, como su protagonista, y lo hace con mejor aspecto que Sir Daniel. Nada de telarañas, huesos ni cuencas vacías. En 2019, 21 años después del lanzamiento del juego original, MediEvil es una joya a nivel visual con unas texturas que quitan el hipo, una iluminación de lujo y un uso de los colores y el HDR que hará llorar a los más nostálgicos.

El rollo a lo Pesadilla Antes de Navidad, ya presente en su primera entrega, es ahora mucho mejor gracias a su aspecto y a sus gloriosas melodías originales sonando en unos buenos auriculares o una barra de sonido de calidad. Puede que los compositores no sean Danny Elfman, pero sin duda han entendido al maestro con un trabajo que funciona y te hará sentir que todo, en su conjunto, es 100% Halloween.

Análisis de MediEvil: Gran regreso

La remasterización del trabajo original brilla en lo visual y lo sonoro, sin quitar un ápice a la obra que pudimos disfrutar en la primera Playstation. La jugosa mezcla de aventura, plataformas, beat'em up y puzles en 3D con la que Sorrell reinventó la fórmula Ghost'n Goblins sigue funcionando buen a día de hoy. El secreto, las pequeñas sorpresas que vas encontrando a cada paso y que conforman lo que hace bueno de verdad a MediEvil 21 años después de la primera resurrección de Sir Fortesque.

Junto a lo visto y oído encontramos pequeños detallitos como la adaptación del control,con la posibilidad de elegir manejar a Sir Daniel con el stick o con la cruceta como en 1998. Se agradece también el stick derecho como cámara, un extra imposible a finales de milenio anterior y que a día de hoy es indispensable en este tipo de juegos en primera y/o tercera persona.

Análisis de MediEvil: desde la cripta

Lamentablemente no todo es perfecto en esta remasterización, y se mantienen algunas decisiones de diseño casi obligatorias en 1998 pero absurdas en 2019. El sistema de combate sigue siendo caótico y muy poco apurado, así como la respuesta de las armas. Dos problemas que unidos a la falta de puntos de control te pueden resultar pesados en algunas fases que te obligarán a farmear cálices de alma y botellas de vida para superarlas.

medievil 2

Mención especial, y no en plan positivo, merece su doblaje al español. El nuevo MediEvil recupera las pistas de audio del doblaje original en castellano. Un doblaje con algunos momentos -los menos- de gran calidad y otros -los más- de un poco de vergüenza ajena. Doblajes que se sienten muy antiguos, excesivamente teatrales y con una entonación rara a la que los acentos fingidos hacen más daño que otra cosa.

El Juicio Final

MediEvil es un gran juego y como tal sigue siéndolo incluso a día de hoy, 21 años después de ver la luz por primera vez. El trabajo de SCE Cambridge sigue siendo original y muy satisfactorio, y más con este nuevo aspecto. Sin embargo, por placentero que sea volver a cosechar almas para enfrentarnos a Zarock, hay cosas que podrían haber sido mucho mejor. Bien y apropiado, pero lástima no haber apostado fuerte cambiando el sistema de combate por algo menos chapucero y más actual.