Pokemon X/Y Análisis

Todos tememos los saltos a las 3D, con razón. No son pocas las sagas que se han ido al garete por no hacerlo bien o directamente no hacerlo. Creo que nadie me dirá que no se echa en falta a Mega Man por estas cuestiones. El caso es que cuando le toca dar el paso a una saga tan importante en tantos sentidos como es Pokémon, el mundo se echa a temblar. Afortunadamente, eran todos temores infundados: el salto al 3D de Pokémon tiene más que ver con los bichos mejor animados y movernos en más direcciones en un plano cenital que con mundos abiertos a explorar u otra cosa peor.

Pokemon X/Y nos ofrece un mundo 3D a la francesa

El mundo que exploramos en este juego se llama Kalos y ya venían avisando desde Game Freak que iba a tener una clara influencia europea y francesa. Y vaya que si la tiene: hay versiones de la Torre Eiffel y hasta de Versalles (que no tiene decapitaciones, pero sí la MO Corte escondida en su interior, buen chiste este). Con este nueva ambientación, además, Pokémon ha recuperado mucho de su sentido de maravilla y de estructura.
Mapa de Pokémon Y

Parte de esto se consigue con el nuevo acabado gráfico, por supuesto, pero hay que reconocer que el mundo está mejor dividido que nunca y que los viajes por la hierba alta se hacen una delicia. Quizá es el más interesante desde Oro y Plata, lo cual es mucho decir para un Pokémon. No habrá un solo momento en el que una ciudad te induzca un dejà vu, como ha ocurrido durante años en la saga

El 3D le sienta de miedo

Quizá parte de la magia del juego está en que todo parece nuevo porque ha sido rehecho desde cero: cómo se corre, cómo se mueve la hierba, cómo se mueven los Pokémon...Hasta Charmander parece un bicho nuevo ahora que no es un sprite sino una animación poligonal bien rebonica. Por una vez, su morro parece realmente el de una salamandra y no el de un peluche.
Pokémon ha sabido adaptarse de maravilla al 3D

El acabado poligonal lo hace todo más dinámico, aunque el juego en general se centra en acelerarlo todo, para bien. Para muy bien, de hecho, porque si hay algo doloroso en los Pokémon cuando cumples más de 20 años es que exigen un tiempo que ya no tienes. Por eso existen patines y bicicleta, por eso los puntos de experiencia se reparten por igual entre todos los Pokémon cuando usas determinado objeto, por eso existe el superentrenamiento

Superentrenar, esa gran ventaja

No es que el superentrenamiento sea una forma de pelear con los Pokémon, sino que es un conjunto de minijuegos accesibles desde el principio donde vamos añadiendo bonificaciones a nuestras criaturas. No subimos sus estadísticas, pero sumamos puntos que permitirán que éstas, al subir de nivel el Pokémon de turno, crezcan más rápido. Es una forma inteligentísima de ahorrar tiempo sin extirpar nada importante de la saga.

Los combates siguen siendo algo sensacional, por cierto. Las nuevas animaciones, cómo se mueven los Pokémon, las nuevas cámaras más dinámicas...no es Pokémon Stadium, pero casi. Aquí es donde más se agradece el salto al 3D, y aunque los sprites y vocecitas cutres tenían un encanto especial, hay que decir que Pokémon X/Y no pierde ni un ápice de la esencia de la saga. Es como volver a ver a los Pokémon por primera vez, y eso es indescriptible.

El tipo hada y la megaevolución, nuevos favoritos

Como el 3D, el añadido de un nuevo tipo de Pokémon trajo polémica. El tipo hada, al que se suscriben nuevas criaturas como antiguas (Gardevoir, por ejemplo, ahora es Psíquico/Hada), es fundamental para reequilibrar los Pokémon tipo dragón, que ya estaban pasándose de listos. Vencer a un Dragonite de un golpe tipo hada es un gustazo especial, sobre todo si se hace con un Mega Gardevoir.
Mega Gardevoir

Sí, las megaevoluciones son algo más importante de lo que parece. Y además como tercer gran añadido del juego funcionan de maravilla. Solo se pueden usar una vez por batallas, es decir, si lo usas mal con tu primer Pokémon, despídete de megaevolucionar a otro hasta acabado el combate. No todas las criaturas megaevolucionan claro, y por eso han escogido a muchos de los favoritos de los jugadores, pero casi mejor: sería un pifostio tener que buscar las piedras  necesarias para megaevolucionar para todos los Pokémon del juego.

Adaptándose a tiempos más veloces

Quizá la cuestión más importante, y eso que ya van unas cuantas fundamentales que cambian lo que entendemos como un juego de Pokémon, es el ritmo al que se avanza en el juego. Enfrentarse a una liga Pokémon con niveles 80 significa que el juego hace crecer muy rápido a tus criaturas. En parte es porque se reparte mejor la experiencia, pero también es porque los entrenadores y los Pokémon salvajes son más duros.
Entrenar, entrenar y entenar

También se debe a que los intercambios de criaturas son más llevaderos, igual que criarlos con huevos. Ahora es posible conectarse online y cambiar bichos con amigos desde cualquier parte, algo que facilita mucho el conseguir criaturas raras, exclusivas y que crecen más rápido por el intercambio. También se pueden mandar y recibir bichos al azar, algo curioso que puedes hacer con tus Pokémon repetidos. Yo conseguí un Pikachu japonés así.

Pokemon X/Y es el mejor Pokémon desde los originales

Hemos tenido que esperar muchos años para recibir un digno sucesor de Pokémon Oro y Plata, que sentaron las formas de la saga tras su capítulo inicial (que sigue siendo el más carismático e inolvidable). Pokémon X e Y son una clara evolución de la saga, a diferencia de los anteriores, que asentaban su fuerza en los retoques cosméticos y sumar otras 100 criaturas al plantel. Este solo ha sumado 70, pero el resto de añadidos hacen tanto ruido como las otros 600 bichos del juego. Si no has jugado a Pokémon desde los originales, este es tu mejor punto de reenganche.