Pullblox es una saga que ya va por su tercera entrega y que, imitando a Super Mario Bros., parece dispuesta a dar el salto a lo ‘World’, con las conotaciones que eso tiene en el mundo Nintendo. ¿Está a la altura esta tercera entrega de sus expléndidos hermanos de 3DS? Ya podemos decir que sí, que es igual de bueno... y de continuista.

Si el primer juego introducía un concepto bien sencillo de juego espacial y puzles: empujar o tirar de plataformas para ir trepando a lo más alto de un conjunto de piezas aparentemente unidas. El segundo añadió físicas, poder mover los bloques de izquierda a derecha y algunos gadgets muy majos. ¿Qué añade el tercero? Desgraciadamente, no suficiente.

Pullblox World, más puzles made in Nintendo

Se podría decir que Pullblox World trae un cambio de plataforma y mejores gráficos, pero que sigue siendo más de lo mismo, aunque abandona muchas de las ideas introducidas en la segunda parte y lleva todo el tema de los gadges a un área apartada de la historia y los puzles principales, el área Misteriosa. Es una lástima, porque no se desarrollan lo suficiente.

Pullblox World deja de lado, pues, todo elemento experimental y se centra en lo que hace buen a la fórmula estándar de mover piezas en diferentes planos, algo que no está nada mal, vaya. Decir que este juego ofrece más de lo mismo no puede ser una crítica negativa, por tanto, pues sigue siendo adorable, entretenido e inteligente.

Wii U empieza a tener más variedad de títulos

Aunque se trate de un juego de la eShop, Pullblox World es sin duda uno de los mejores títulos de puzles de Wii U. Y también uno de los más llamativos estéticamente, pero es todo un reclamo para los ojos, pues en el fondo es uno de los juegos de puzles más de la vieja escuela que uno se puede echar a la cara.

Su curva de dificultad es gloriosa y la sensación de progresión es muy satisfactoria, haciéndote sentir primero inútil con el más tonto de los puzles pero luego muy inteligente cuando lo resuelves. Es posible saltarse los que se te resistan, pero no lo aconsejamos: lo mejor de este tipo de juego es autosuperarse con cada nuevo reto.

Diseña retos para todo el mundo

Aunque el juego se beneficia gráficamente del salto a Wii U, no es nada del otro mundo. Tampoco importa. Como decíamos, sus gráficos infantiloides y simpáticos son tan agradables que su sencillez deja rápido de importar. El único problema es que en 3DS, el efecto 3D aportaba bastante al juego de profundidades, algo que aquí se pierde.

Al menos, se beneficia claramente del GamePad a la hora de mover la cámara con el stick derecho y de poder investigar mejor los niveles, algo que en los anteriores sí era un problemita. 

Lo que sigue intacto es el genial sistema de construir niveles, que hasta acepta puzles de los juegos de 3DS. Aquí también es bienvenido el tamaño adicional de la pantalla del mando. El gran añadido en este sentido es la Feria Mundial, donde se almacenan los niveles de los demás usuarios del juego y se pueden jugar fácilmente.

Pullblox World es un agujero negro de tiempo

No todo es positivo en el juego. No hay multijugador, algo que ya no se perdona dado el salto de plataforma, y el mando no se usa todo lo que se podría más allá de la construcción de niveles; pero resulta difícil ser duro con Pullblox World: es tan entretenido e inteligente que estos fallos o su continuismo se pueden ignorar. 

Como secuela, llega en un momento adecuado, en verano, donde hay que matar horas sin muchos lanzamientos, y aunque puede ser una pequeña decepción si has jugado intensivamente a los anteriores de 3DS, puede ser también una solución perfecta y barata para las tardes de aburrimiento en los que no vas a la piscina.