Un año más, una temporada más de juegos de fútbol. Este año arrancamos con PES 2016, que para sorpresa de nadie, porque la edición de 2015 ya era muy notable, Konami ha conseguido un juego a medio camino entre lo arcade y la simulación que puede competir con FIFA 16 sin miedo a absolutamente nada. El Rey bla bla bla.

Pese a que no nos sorprende que haya mejorado en los apartados donde ya despuntaba PES 2015, lo que sí nos ha pillado por sorpresa es un conjunto de aspectos tan menores dentro del juego que no sabríamos identificarlos con la exactitud suficiente y que, sin embargo, a los pocos minutos de jugar ya los vas notando y te van encantando.

PES 2016

PES 2016 es un competidor durísimo para FIFA 16

Konami ha conseguido un juego de fútbol que vuelve destacar más en lo que se siente con el manejo del mando y del balón que en licencias – siguen faltando la Premier y la Bundesliga –

o en graficazos, si bien en esta ocasión el FOX Engine permite un repertorio de jugadores realistas, de campos de fútbol con hierba en 3D y todos esos detalles.

Realmente, no hay un solo aspecto futbolístico que PES 2016 haya ejecutado mal, ya sea la posesión del balón, el movimiento a toda velocidad, las entradas – que por alguna razón, da muchísimo gusto hacer – y los disparos especiales, que siguen un poquito ‘chetados’ en algunos casos, pero que en general no rompen el equilibrio del juego.

PES 2016

Un motor de físicas fantástico y preciso

Obviamente, hay dos apartados donde el juego destaca indudablemente. El primero es el motor de físicas, que se nota más pesado cuando debe serlo, pero que en general es ágil y responde adecuadamente a impactos, a tiros y a las entradas. Decíamos que estas eran un gustazo y se debe a que todo responde como dios manda cuando entras o te entran.

El motor de colisiones que acompaña a las físicas también está muy logrado y consigue que estas brillen aún más. Si tenemos en cuenta que FIFA cada vez es más arcade, ver que PES 2016 abraza sin vergüenza la simulación y el realismo es algo muy grato.

Sumemos al conjunto además que no hay situaciones ridículas por culpa de las físicas ni demasiados fallos. Seguro que más de un youtuber lo tiene complicado este año para forzar besos o entradas infinitas en PES 2016, porque a nosotros nos ha costado bastante encontrar ciertos errores comunes en este tipo de juego.

PES 2016

Sin bugs muchos de los que luego salen en YouTube

El motor de colisiones, suponemos, también es el responsable de que los robos no sean tan obtusos. Si antes la posesión o estaba pegada a los pies o era un cachondeo de lo fácil que era perder el balón, en PES 2016 se ha conseguido que cada situación y toque del contrario a tu jugador afecte en cierta medida a cómo se lleva la pelota.

Hay cierta imprecisión en el control debido a esto, pero entendemos que es algo necesario para hacer el fútbol más intenso y dinámico, además de que da mucho más gusto pelear las pelotas.

Por supuesto, existen también muchas maneras de contrarrestar esto y controlar el balón es posible con tiempo y técnica. Las nuevas animaciones cuando proteges más la pelota o cuando se acelera y se para en un sprint hacen que cada situación de riesgo sea fantástica, vistosa y muy divertida.

PES 2016

Fútbol sin demasiadas florituras

Es cierto que el resultado de la mayoría de estas situaciones no es tremendamente espectacular casi nunca. Rara vez podrás hacer uno de esos goles que te vuelan la cabeza en FIFA, pero tampoco nos parece que PES 2016 necesite eso porque todo el proceso de posesión, avance, arriesgar y marcar, aunque sea con un gol sencillito, es genial.

En este sentido, este juego es más futbolístico que espectacular, justo al revés que FIFA. Aquí es donde pensamos que los fans de un juego o de otro se podrán separar o mezclar ese año, pues parece que ambos juegos van a estar muy a la par.

El minuto a minuto en PES 2016, pues, es tenso, pero se disfruta aunque las florituras solo se puedan llevar a cabo en situaciones especiales. Hay algunos tiros técnicos que quizá están un poquito por encima de lo que deberían estar y que se ejecutan con bastante sencillez, así que este equilibrio tenso perfecto no es.

PES 2016

Jugadores que reconoces al instante

No hemos hablado de los gráficos, pero la verdad es que, cuando hay muchos vídeos online ya mismo en Internet, no tiene demasiado sentido dedicarse a detallarlos demasiado. PES 2016 es bonito de narices, y lo mejor de todo, los jugadores tienen carácter y es fácil reconocer algunos de sus vicios o sus gestos en el campo de juego.

Robben, por ejemplo, tiene su regate rompedor de caderas, mientras que Tevez corre que se las pela mientras se quita defensas de encima o, por supuesto, el protagonista de la portada, Neymar Jr., tiene una recreación sin igual. Según parece, PES 2016 tiene el triple de animaciones que la anterior entrega, así que debe ser eso.

Hay algunos elementos que fallan, como las sonrisas. ¿Por qué todos los jugadores se han olvidado de cómo sonríe un ser humano? Parecen un Terminator mal iluminado, porque es es otra: aunque las animaciones son geniales, algunos jugadores están recreados con bastante pochez y contrastan con los que sí han sido cuidados.

PES 2016

No es perfecto, pero es un juego de fútbol fenomenal

Afortunadamente, estos aspectos negativos se olvidan bastante rápido cuando juegas porque PES 2016 es un gran juego que se siente bien en las manos y que ha mejorado en todos los apartados donde la anterior entrega o se atrancaba o ya despuntaba.

Estaría bien que las actualizaciones de plantilla no se dejaran para el último momento, sin embargo, que Konami ha tenido un problema y ahora mismo el juego tiene las alineaciones algo fuera de lugar. Imaginamos que la semana que viene habrán solucionado este detalle, que es bastante importante.

Pero vaya, aún con semejante ridiculez, PES 2016 aguanta el tipo soberanamente y tenemos muchas ganas de poder compararlo con FIFA 16, que seguramente siga vendiendo muchísimo más, pero que tiene que demostrar que sigue a la cabeza del género en consolas.