Es una lástima que un juego como Rainbow Six Siege esté condenado a pasar desaparecibido para el gran público porque su propuesta de FPS es realmente atrevida y efectiva: en lugar de morir y revivir constantemente para seguir pegando tiros, el nuevo juego de Ubisoft decide condenarte a mirar si cometes el fatal error de morir.

Es interesante a la par que extraño ver cómo abraza algo que resulta extraño en muchísimos juegos del mismo género, a excepción de Counter Strike. El juego de Valve y Rainbow Six Siege son muy parecidos, pero de la manera en la que nosotros podemos parecernos a nuestros primos: hay algo en común, pero no sabes muy bien dónde.

rainbow six siege

Rainbow Six Siege es muy inteligente

A la hora de disparar, por ejemplo, Rainbow Six Siege es más Call of Duty de lo que buenamente debería haberlo sido: apuntar, disparar, lanzar granadas y, en general, matar es tan sencillo como en la saga de Activision, con la diferencia que comentamos de la penalización tan grave que te deja fuera de juego, literalmente.

Aunque se corra muy poco y no se pueda ni saltar, dos aspectos donde se diferencia otra vez de otros contemporáneos, al menos es un juego tan inteligente como para hacer el resto de posibilidades intereantes, ya sea usar un gancho para trepar hasta el tejado de una casa o volar por los aires un muro para disparar.

Parece mentira, pero dos tiros a una pared o una granada en medio de una casa harían un estropicio inmenso en una casa normal y corriente, y eso mismo pasa en Rainbow Six Siege, donde parte de la gracia del juego está en cómo puedes pillar desprevenido a tu rival haciendo trizas el escenario.

Así que, ni cortos ni perezosos, nos atrevemos a decir que estamos ante un juego que abraza el realismo en muchos aspectos y que hace que atacar y defender posiciones sea algo tremendamente tenso y que depende tanto de tu inteligencia como de tu puntería con el arma de turno, si no más.

rainbow six siege

Mejor con amigos, claro está

Evidentemente, todo esto hace que dependas muchísimo de tus compañeros de equipo, algo que es tan bueno como malo en los FPS multijugador a día de hoy, sobre todo si hay fuego amigo. Ningún compañero me ha matado en mis horas con Rainbow Six Siege, pero sí me han herido a menudo, y es una jodienda que te hace ser muy precavido.

Esta es otra de las convenciones que el juego se empeña en romper y que tan bien le sientan, y por eso quizá es una lástima que a la hora de plantear sus modos de juego no sea tan avispado y único. ¿Dominar o defender una posición? ¿Desactivar bombas? Counter Strike ya hacía esto en 1999.

El caso es que esta situación hace de Rainbow Six Siege uno de estos juegos que disfrutas diez veces más con amigos o conocidos dándote indicaciones a través del headset de la consola mientras tú sobrevives solito contra dos enemigos que aún quedan vivos en la posición enemiga.

Ubisoft tomó una decisión muy valiente al mezclar tantos factores atípicos del género en un solo juego, y el resultado es magnífico cuando funciona...pero cuando no funciona, es frustrante. La falta de organización o los trolls que pueda haber en tu equipo son la mayor condena de este juego.

rainbow six siege

No tiene campaña

La otra condena es la falta de contenido. En una queja muy común de estos últimos tiempos, especialmente de FPS, Rainbow Six Siege se ha hecho un Battlefront y no tiene prácticamente ninguna clase de contenido para jugar en solitario, limitando un poquito su alcance y su impacto como FPS.

Los tutoriales y los retos que proponen están bien, pero los juegas una sola vez y te olvidas, algo que sumado a que apenas duran una hora y media, pues te deja vendido y un poco estafado. Al menos, sirven para ganar reputación, la divisa básica que te exigen para avanzar en todos los ámbitos.

En primer lugar, sí, se puede comprar con dinero real. En segundo, no, no hemos sentido la necesidad de pagar por reputación porque, en primer lugar, con los retos y tutoriales consigues suficiente para desbloquear unas cuantas clases u operados del juego; y porque de momento no escasea cuando juegas contra otra gente.

Los operadores se van comprando por 500, 1000, 1500 y 2000 puntos de reputación, así que lleva un tiempecito hacerse con todos ellos, pero no es imposible completar varias de las ramas de personaje que Rainbow Six Siege ofrece, aunque es pelín aburrido a la larga y no nos parece el sistema más inteligente, la verdad.

rainbow six siege

La mejor clase es la que mejor tumbe paredes

Los operadores son distintos dependiendo de la unidad especial que manejes, por cierto: no es lo mismo un defensor Spetnaz que uno del SAS. En la variedad está el gusto y todos ellos aportan ideas y 'tácticas' que no se pueden repetir porque, como en los MOBA, no puede haber dos mismos personajes en un solo equipo.

Todos tienen mucha personalidad y no nos ha parecido ni que ninguno estuviera especialmente chetado ni que fuera tampoco muy inútil. Es verdad que el que pone bombas que traspasan los muros te da ventajas, pero la culpa de que te mate también es tuya por estar pegado al susodicho trozo de pared o por no haberlo reforzado.

Todos los aspectos, al final, tanto la defensa como el ataque de posiciones depende de lo ingenioso que puedas llegar a ser: si ves una ventana un poquito puñetera, pon un refuerzo o una mina o un escudo para que si alguien quiere entrar por ella se quede atrapado. Y pon siempre, siempre, siempre alambre de espino por el suelo.

rainbow six siege

Hablemos de cifras

No ganamos muchas batallas en Rainbow Six Siege, pero no podemos decir que las derrotas nos supieran amargas, como ocurre en otros FPS. La tensión a flor de piel, el tener que ir con cuidado y los escenarios cuidados y recogiditos hacen mucho porque te sientas muy pegado a lo que ocurre, pase después lo que pase.

Con 10 mapas, que serán 14 cuando Ubisoft lance otros cuatro en los próximos meses, y un total de 20 operadores, Rainbow Six Siege se queda un poquito corto en contenido, por muy bien que lo sepa explotar, porque solo hay un modo online. Fuera coña: solo hay una forma de jugar, con algunas variantes.

Ahora bien, qué bien lo hace este solo modo, por mucho que se reduzca a asaltar o defender una posición, a desactivar dos bombas o a rescatar un rehén. En Counter Strike funcionaba de miedo y aquí funciona casi mejor por la suma de clases de diferentes tipos

rainbow six siege

No es el típico FPS

Al final, Rainbow Six Siege es un juego raro, como decíamos al principio. Satisfará a aquellso que estén cansados de morir en Call of Duty y que echen de menos un FPS más paradito y pensado para medir las distancias, sorprender al enemigo con un truco inteligente y aprender la lección para la siguiente partida.

Desde luego, no es un juego pensado para todo el mundo, y que se quede a medias entre ser un Triple A y un juego indie más al estilo de Pay Day 2 no es del todo una buena idea, pero cuando se propone entretener, Rainbow Six Siege lo hace muy bien. Eso sí, siempre bajo sus términos. Todo se reduce a si los aceptas o no.