Nintendo Switch se encuentra a pocas semanas de recibir su nuevo exclusivo, un videojuego en calidad de nueva propiedad intelectual que nos lleva al mundo de los combates de boxeo en un acercamiento colorido, distinto y con un toque bastante estratégico. Lo repasamos en nuestro análisis de Arms.

Todo apunta a que Nintendo ha vuelto a conseguirlo. Hemos sudado, hemos experimentado una experiencia frenética con el corazón saliéndose de nuestro pecho y hemos disfrutado con algo que no puede encontrarse en ningún otro lugar. ¿Qué nos ha parecido el juego? Parece evidente, pero puedes conocerlo al detalle siguiendo con el análisis de Arms.

análisis de Arms

La estrategia lo es todo en Arms

Teníamos el miedo de estar ante un Punch Out moderno sin espíritu, sin algo verdaderamente importante que decir. Por el camino, también se nos había aparecido el fantasma de un Wii Sports del que nuestro protagonista parecía ser un sucesor espiritual, pero la cosa va mucho más allá.

Empezando por un plantel de personajes (del que ya existe una lista de los mejores) que se alejan del concepto tradicional del combate. Sus brazos son extensibles y en su extremo podemos equipar distintos guantes que varían en función del peso y del efecto añadido que les queramos equipar. Pero eso no es todo, porque además, cada luchador cuenta con habilidades exclusivas que van desde saltar más hasta ser más rápido, esquivar mejor o ser más hábil bloqueando.

análisis de Arms

Arms se siente distinto porque se juega distinto

Una de las grandes claves del juego reside en un sistema de control atípico, lejos del cuadro de control habitual y de unas manos que permanecen quietas, agarrando un controlador. Aquí nos toca extender los brazos como lo haríamos en la vida real y torcer las muñecas en el último momento para que nuestro golpe tome efecto. Es un sistema de control más complejo de lo que puede parecer, aunque en esencia es algo muy intuitivo y fácil de asimilar.

El sistema de control es uno de los aspectos que más nos gustaría destacar en el análisis de Arms. Con un Joy-Con en cada mano, nos toca cubrirnos cruzando girando las muñecas y desplazarnos lateral y frontalmente inclinando ambos controladores en función de la dirección que queramos tomar. A esto, hay que sumarle la posibilidad de saltar y de realizar esquivas (tanto en el aire como en el suelo), dos movimientos clave para sorprender al rival con andanadas de golpes tras una esquiva aérea.

análisis de Arms

La clave de Arms está en la variedad y el color

Como ocurre con Mario Kart 8 Deluxe, tenemos la sensación de estar ante un juego que muestra respeto por su género pero que no huye de su propuesta amable, simpática y colorida. Arms es felicidad ante todo y no cierra la puerta a grandes ni a pequeños, siendo un coliseo de la lucha y la diversión donde todo el mundo es bienvenido. Los que quieran lanzar puñetazos al aire tendrán un lugar donde hacerlo, mientras que los que esperen una nueva propuesta fresca, pero también exigente si uno quiere ser el mejor, la encontrarán en el mismo sitio.

Puede que el plantel de personajes sea algo corto, pero es algo que queda resuelto con una profundidad y unas habilidades muy distintivas en cada caso que terminan demostrando que el abanico de posibilidades de Arms es mucho mayor de lo que puede parecer al entrar en el menú de selección de personaje. En definitiva, no solo hemos dado con un imprescindible para todos aquellos que tengan una Switch, también con un referente dentro del mundo de los juegos de lucha, que no solo reinventa sus bases sino que también lo hace de manera sobresaliente. Larga vida a Arms.