Un año más y una nueva competición directa para saber quién es el nuevo rey del fútbol en el mundo de los videojuegos. Y, como siempre, parece que vamos a tener que volver a decir lo mismo: todo va a depender de vuestros propios gustos y de lo que hayáis jugado en años anteriores. PES 2018 vuelve a ser un gran referente para su franquicia.

Aquellos jugadores que hayan disfrutado de los últimos años de la saga de fútbol de Konami, van a encontrar en PES 2018 a su mejor exponente. Se toma la base jugable (y todo lo demás también), se perfilan y se pulen algunos elementos, y se pare otra nueva entrega que resulta soberbia en muchos apartados.

Análisis PES 2018

Análisis PES 2018 - Jugablemente, una delicia

No se pueden poner apenas reproches a lo que PES 2018 significa dentro del terreno de juego. Cuenta con un exquisito control de la pelota y de los propios jugadores, que cuentan con una fluidez y unas animaciones que ya quisieran otros exponentes del género. Mucho juego en el centro y la posibilidad de desarrollar nuestras propias estrategias.

El único punto negro lo volvemos a encontrar en los porteros. Al igual que el resto de elementos jugables, PES 2018 mejora sus porteros, y es cierto que este año dejan de ser algo terrorífico. Pero para nuestro gusto siguen cometiendo demasiados fallos que pueden costarnos algunos partidos al completo. Una auténtica lástima.

Análisis PES 2018

Análisis PES 2018 - Los mismos modos

Poco o nada se ha evolucionado el menú de modalidades jugables. Lo mismo que encontramos el año pasado lo tendremos disponible en PES 2018, con prácticamente las mismas posibilidades y características. Hay que saber que aquí dentro podemos encontrar horas ilimitadas de contenidos para los amantes del buen fútbol.

Sin embargo, se echa de menos algún tipo de evolución, sobre todo en las modalidades multijugador o que requieren del servicio online. Se nota que PES 2018 necesita dar un paso hacia delante en este sentido, sobre todo cuando la competencia se muestra tan fuerte en estos apartados.

Análisis PES 2018

Análisis PES 2018 - El drama de las licencias

También se muestra muy débil en el terreno de las licencias. Es una pena, pero se echan de menos en PES 2018 demasiadas licencias de equipos de fútbol de primer nivel que ni siquiera cuentan con su nombre real, su logo, su estadio, sus himnos... la ambientación del título, en general, podría ser mucho mejor.

Los parecidos con los jugadores, los comentarios en español... todos esos elementos donde su competencia más directa se muestra absolutamente sobresaliente, PES 2018 no consigue ni comenzar a competir. Tenedlo muy en cuenta si estos apartados son importantes para vosotros a la hora de elegir un juego deportivo.

Análisis PES 2018

Análisis PES 2018 - Hace lo que puede

Estos elementos son los que hacen presuponer que PES 2018 hace lo que buenamente puede con lo que tiene. Jugablemente es un simulador de fútbol soberbio, pero no puede ni comenzar a competir en otros apartados donde la competencia arrasa todo a su paso.

PES 2018 es, más que nunca, para sus jugadores más habituales. Aquellos que llevan estos últimos años disfrutando del regreso esperado de esta franquicia encontrarán aquí la edición más pulida y cuidada de todas. Una pena que se siga quedando coja en tantos otros apartados importantes.