FIFA 18 es el mejor y mayor exponente de lo que EA Sports ha otorgado a su simulador de fútbol en los últimos años. Una puesta en escena espectacular, con un motor gráfico que por fin se luce y un protagonismo absoluto a su modo Ultimate Team, del que hablaremos más adelante.

Muy pocas novedades en general respecto a la entrega del año anterior, pero que pueden servir más que de sobra para que los amantes de la saga encuentren en FIFA 18 un nuevo lugar en el que permanecer durante los próximos meses hasta la llegada de la siguiente entrega de la saga.

Análisis FIFA 18

Análisis FIFA 18 - Frostbite encontró su lugar

No es la primera vez que el motor gráfico Frostbite aparece en la franquiica, pero sí que es la primera vez en la que luce especialmente bien junto a esta saga. A efectos prácticos, la mejora gráfica y ambiental es lo más destacado de FIFA 18, que ahora cuenta con mejores modelados, detalles, público, estadios...

Es cierto que todavía hay bastantes elementos que pulir y que visualmente el juego podría dar mucho más de sí, pero el salto es notorio y teniendo en cuenta lo poco que han evolucionado otros elementos de FIFA 18, lo damos por bueno y lo situamos como una de las novedades más destacables de este año.

Análisis FIFA 18

Análisis FIFA 18 - El Camino hasta los sobres

Todo lo demás, si somos sinceros, ha tenido más o menos una evolución nula o casi nula. Los modos de juego (sin contar Ultimate Team) apenas han recibido novedades de peso, y tan solo la continuación de El Camino, protagonizado por Alex Hunter, nos alejará un poco de la rutina que quiere el propio juego que adoptemos.

Continuaremos la historia de este jugador ficticio, tomando decisiones por él tanto dentro como fuera del terreno de juego. Es una modalidad divertida en FIFA 18 y hemos disfrutado tratando de emular a un deportista de élite en el fútbol moderno. Pero incluso esta modalidad deja bien claro que lo que quiere EA Sports es que apostemos por los sobres.

Análisis FIFA 18

Ultimate Team vuelve a tomar el control

FIFA 18 vuelve a tener en Ultimate Team a su máximo representante, de nuevo siendo el único modo de juego que contiene micropagos. De nuevo, como en los últimos años, deberemos crear a nuestro equipo con los jugadores, consumibles y objetos que obtengamos en los diferentes sobres.

Estos sobres podremos obtenerlos jugando (mucho) o con dinero real. Es una pena que, si finalmente decidimos tomarnos en serio Ultimate Team, tengamos que pasar por caja tarde o temprano para conseguir un equipo o varios a un nivel competitivo óptimo para enfrentarnos al resto de jugadores más habituales del resto del planeta.

Análisis FIFA 18

Pocas novedades y apostando por lo mismo

Esto nos lleva hasta la conclusión que exponíamos al principio de este análisis de FIFA 18: las novedades son más bien pocas, sobre todo centradas en el apartado visual, el perfilado de un sistema de juego que volverá a contentar a los fans de la saga y a concentrar los esfuerzos en el modo Ultimate Team.

Es una pena que el resto de modalidades de juego apenas haya sido modificadas, y que solo encontremos en El Camino un respiro a nuestra ansiedad por los sobres. FIFA 18 es el mejor FIFA de los últimos años, pero siempre teniendo en cuenta cuáles son sus puntos fuertes y débiles.