Sonic Forces es una diversión descafeinada solo apta para los que han disfrutado de las últimas entregas del erizo en tres dimensiones, mucho, muchísimo, solo hasta el punto de considerarse fan(áticos) de la marca. Lo decimos porque, por desgracia, no consigue superar a ninguna de ellas, emborronando sus propuestas con un control que no acaba de funcionar, una trama pocha y un editor de personajes que está ahí para servir como un catalizador de los premios que recibimos al avanzar la aventura.

Cuando empezamos nuestra partida en Sonic Forces podemos crear un avatar que controlaremos en muchas fases del juego. Con él, nos unimos a la resistencia contra el doctor Eggman, que tras derrotar a Sonic ha conseguido conquistar el mundo. Tras rescatar a Sonic de sus guerras, él, el Sonic clásico y nosotros emprenderemos una sucesión de pantallas en dos y en tres dimensiones, corriendo, disparando y explorando un poquito.

analisis de sonic forces ps4

Sonic Forces falla en su diseño de escenarios, en su control y en ser demasiado corto, incluso para ser un Sonic

Los principales problemas de Sonic Forces son tres: el control es demasiado impreciso, y tratándose de un Sonic esto es imperdonable. Los diseños de escenarios son flojos, poco inspirados y el título es muy fácil. Solo al final del juego encontraremos dificultades, y solo si nos proponemos recoger todas las ropas, trajes y complementos que poner a nuestro avatar el juego se hará algo más complejo.

Los niveles son como las fases de otros juegos de Sonic pero desnudas de magia. Ahí están los escenarios a distintas alturas, un poquito de exploración y velocidad y pausa intercaladas entre sí, pero los cambios entre una manera de recorrer el nivel y la otra son tremendamente abruptos, torpes y mal representados. Se nota que cuando un pobre diseño de niveles se junta con un control ineficaz ambos salen todavía más perjudicados.

analisis de sonic forces switch

Su historia es entretenida y alguna fase 3D tiene destellos de calidad, pero son pocos

De todos modos, esto no quiere decir que Sonic Forces sea un juego aburrido. Los que seáis fans de cómo la marca ha progresado en la actualidad os encontraréis una épica historia de liberación, algunas secuencias chulas no interactivas y a un Sonic moderno que protagoniza los mejores momentos del juego.

Se esperaba mucho de Sonic Forces, se esperaba 'algo' al menos, al final se ha quedado en un juego muy justito, con muchos problemas de diseño y solo salvado por el coleccionismo de atuendos, el planteamiento de su historia y algunas fases en 3D que sí cuentan con instantes apasionantes, pero son demasiado pocos.

Si vas a empezar a jugar, aquí te contamos qué especie elegir cuando hagas tu avatar, no todas son iguales. Cuando te acabes el juego hay mucho que desbloquear, con esta pequeña guía de consejos sin spoilers sabrás cómo hacerlo.