El condado de Hope se ha llenado de una secta de ultrareligiosos con un propósito bien claro: subyugar a sus conciudadanos y acabar con cualquiera que se oponga a su nuevo dogma. Esta organización está liderada por Joseph Seed y su familia, y no será fácil acabar con ellos.

Nos meteremos de lleno en la maleza, saltaremos desde un avión en marcha, bombardearemos granjas, cazaremos y pondremos este estado yanqui por los aires en esta nueva aventura de mundo abierto de Ubisoft, una que viene corrigiendo errores pasados para pulir la fórmula. Descubre cómo en este análisis de Far Cry 5.

análisis de Far Cry 5

Análisis de Far Cry 5 - Unos cambios que hacían falta

Después del éxito de Far Cry 3, la fórmula empezaba a dar muestras de desgaste con un Far Cry Primal y un Far Cry 4 que repetían mucho de lo que ya se había visto. Tocaba un cambio y en esta quinta entrega troncal se ha dado, conservando la esencia de lo que es un Far Cry pero revisándola.

Ya no hay tanto icono en pantalla, se ha dicho adiós a las torres que toca subir para descubrir partes nuevas del mapa, podemos acceder a cualquier lugar desde un buen principio del juego y nosotros decidimos cómo acabar con la secta de los elenitas, liderada por los Hope. Además, se ha cambiado el sistema de mejoras y ya no se basa en la recolección, Far Cry 5 es distinto a sus predecesores.

análisis de Far Cry 5

Análisis de Far Cry 5 - Sigilo, acción, tranquilidad y terror

Far Cry 5 también es un juego que quiere tocar muchos palos, algo bueno aunque solo a veces. Lo más mágico de esta nueva entrega es que puede ocurrir cualquier situación si decidimos meternos de lleno en el bosque, porque las reglas establecen que cada poco tiempo haya patrullas de carretera, hay zonas controladas y muchos NPC en peligro.

Al mismo tiempo, también hay espacio para el ocio con actividades como la pesca o las carreras, y hasta hay instantes en los que el juego nos pide que nos paremos a disfrutar de las vistas. Luego decidiremos entrar en un campamento utilizando el sigilo, lanzando cuchillos y flechas, o atacando con un lanzacohetes subidos a un camión con una ametralladora, porque aquí todo vale. Eso sí, hay que apuntar que a veces los problemas de tono son notables.

análisis de Far Cry 5

Análisis de Far Cry 5 - No es una simulación, y por eso es tan divertido

Aunque el mundo de Far Cry 5 es el más realista a nivel visual, esto sigue siendo una simulación y todos los ingredientes están pensados para que nos divirtamos. Tenemos compañeros que pueden sumarse a nuestra aventura y ayudarnos, cada uno con su especialidad (el piloto, la francotiradora, el perro, etc), pero ninguno podrá morir. Tampoco habrá que preocuparse de comer y la obtención de dinero es relativamente sencilla. No es un survival, ni lo pretende.

Por mucho que a veces la cosa se ponga seria, aquí hemos venido a pasarlo bien. La buena noticia es que lo haremos. Sí, la inteligencia enemiga sigue sin ser especialmente solvente y la aleatoriedad abre la puerta a situaciones verdaderamente locas, pero también hay algo de magia en saber que tras la siguiente colina pasarás a estar en un infierno de balas y fuego. Si la esencia de la franquicia es esta, aquí se ha conseguido mejor que nunca.