Da gusto encontrarse de vez en cuando con obras indie que rompan un poco con lo establecido, o que planteen un desarrollo diferente a lo que estábamos acostumbrados hasta el momento. Nosotros hemos conseguido encontrar uno de esos juegos en este mes de novedades, y te lo contamos con nuestro análisis de Moonlighter.

Nuestro análisis de Moonlighter

Moonlighter es un juego muy especial, pues te pone en la piel de un comerciante de un pequeño pueblo, que por el día se dedica a vender en su pequeña tienda para poder prosperar pero por la noche se interna en peligrosas mazmorras. Lo que encuentra en estas expediciones es lo que le sirve, al día siguiente, para vender en su tienda o para mejorar sus propias piezas.

Ese es el contexto inicial de Moonlighter y nuestro papel en el juego, teniendo que tomar ambos roles y llevándolos a la práctica. Para triunfar en este videojuego no solo tenemos que saber explorar las mazmorras y derrotar a los enemigos que encontremos, sino que también tendremos que saber vender bien los productos en nuestra tienda.

Análisis de Moonlighter

Las mazmorras y sus peligros

Moonlighter ofrece unas mazmorras similares a los que hemos vistos en otros juegos tipo rogue, es decir, que se generan aleatoriamente según unas pautas de base cada vez que nos internamos en ellas. Habrá diferentes estancias y pisos que habrá que recorrer hasta que lleguemos a enfrentarnos con un jefe final.

Una vez que podamos completar cada parte de la mazmorra tendremos acceso a otras nuevas, con sus propios enemigos y elementos propios. Esto será muy importante, pues tendremos que ir visitando todas para poder vender diferentes objetos y para poder craftear o mejorar los que nosotros ya tengamos.

Análisis de Moonlighter

A vender y a mejorar

Una vez que completamos nuestra aventura en la mazmorra, toca ponerse el traje de vendedor en Moonlighter. Deberemos vender aquellos objetos que hemos recolectado y que no queremos dar uso propio. Tendremos que elegir el precio y subirlo o bajarlo dependiendo de la oferta y demanda que haya en esos momentos.

Los propios compradores, con sus reacciones, nos irán indicando lo que debemos hacer. Gracias a eso sabremos si estamos vendiendo algún producto demasiado caro o si por el contrario alguno de ellos resulta ser demasiado barato. Es muy intuitivo y pronto lo iremos dominando.

Análisis de Moonlighter

Aprender a base de errores

Moonlighter enseña al jugador a base de errores en la tienda y de muertes en las mazmorras. En estas últimas, si un enemigo nos derrota perderemos absolutamente todos los objetos que portamos, así que de nosotros dependerá si ir arriesgando cada vez más o si retirarnos de la mazmorra antes de que sea demasiado tarde.

Lo mismo ocurre con la historia, que resulta interesante: no se cuenta de manera demasiado directa y apenas hay conversaciones o secuencias. Todo lo deberemos ir resolviendo nosotros gracias a la lectura de algunos escritos en las mazmorras y de ir interpretando las señales que veremos en los escenarios.

Análisis de Moonlighter

Un gran indie, desde luego

El único problema que hemos encontrado a Moonlighter es que en el terreno de las mazmorras, ya hay muchos otros exponentes que resultan mejores que él, lo que termina pasándole factura conforme pasan las horas. Tampoco nos ha convencido demasiado el sistema de almacenaje de objetos en el inventario, que resulta lento y ralentiza mucho la experiencia.

Pero más allá de eso, Moonlighter ofrece una experiencia fresca, capaz de cambiar las reglas establecidas por otros títulos del mismo estilo y sabiendo aportar su propia personalidad. Si os llama la atención, os podrá entretener durante muchas horas.