Desde hace unos cuantos años, cuando hablamos de esta saga, tenemos que hacerlo de la que para muchos es la reina de los simuladores deportivos, y no solo de los de baloncesto. Sí, NBA 2K19 sigue siendo un videojuego increíble como os vamos a desvelar en nuestro análisis, aunque también es cierto que sigue arrastrando unos vicios muy malos en forma de micropagos que manchan mucho la experiencia general.

Análisis NBA 2K19

Como simulador, NBA 2K19 vuelve a asentar unas bases increíbles. Todo lo que tiene que ver con la jugabilidad, las físicas, los pases, los tiros... es soberbio. Es lo más cercano que jamás se ha podido estar a la NBA real, a esa que vemos por televisión y que cada vez tiene menos diferencias respecto al juego de 2K.

Es cierto que esta perfección implica que entrega tras entrega los cambios y mejoras son menos notorios, y es justo decir que NBA 2K19 no difiere demasiado en NBA 2K18 a nivel jugable. Pero si somos totalmente sinceros, casi perdonamos esta poca evolución si tenemos en cuenta el nivel de excelencia que se ha alcanzado dentro del terreno de juego.

Análisis NBA 2K19

Muchos modos de juego con los que disfrutar del juego

Como suele ser habitual, NBA 2K19 cuenta con un buen número de modalidades jugables donde poder dar rienda suelta a nuestro amor por la NBA. Nosotros destacamos sobre todo el modo Mi GM, donde podemos ponernos en la piel de un mánager de una de las franquicias de este deporte y tratar de llevarlo a lo más alto, tanto dentro como fuera del terreno de juego.

A nivel multijugador el título también funciona muy bien, y salvo algunos problemas muy esporádicos no hemos encontrado ningún problema a la hora de encontrar partidas y de disfrutar de ellas en línea. El problema, quizás, llega con los únicos modos que de verdad han sido mejorados y que han sufrido alguna evolución.

Análisis NBA 2K19

El terror de los micropagos

El año pasado el título fue terrible si hablamos de los micropagos. Era imposible disfrutar de modos como Mi Carrera o Mi Equipo sin optar por unos micropagos muy mal ajustados, y convertía la experiencia en un auténtico suplicio para aquellos jugadores que ven justo no tener que pagar de más por un juego que ya han pagado de inicio.

En NBA 2K19 el problema persiste. Es cierto que a un nivel menor que en NBA 2K18, ya que existen más ganancias de monedas por partido y a través de patrocinadores, pero sigue siendo muy difícil avanzar si no optamos por pagar dinero real para tener estas ventajas.

Análisis NBA 2K19

Un simulador soberbio, pero los micropagos lastran la experiencia

Y los micropagos lastran la experiencia generada por NBA 2K19, que resulta un simulador de baloncesto absolutamente tremendo que no tiene competencia pero que se deja manchar por un sistema de micropagos muy sucio, que casi obliga al jugador a pagar para tratar de avanzar como es debido.

A pesar de esos problemas con las microtransacciones, el juego sigue siendo increíble y, afortunadamente, existen varios modos de juego con los que poder disfrutar durante mucho tiempo sin tener que optar por pagar de más. NBA 2K19 se vuelve a coronar, pero con poca evolución respecto al año pasado y con un sistema de micropagos muy discutible.