Si buscas en nuestro análisis de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia la respuesta a "¿me va a gustar aunque haya jugado a los tres Fates e igual este ya me cansa?", te contestamos ya: sí, te va a gustar porque Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia tiene unas dinámicas de juego muy distintas. Lo que queda de Fire Emblem Fates es la estrategia, el motor de juego y las bases del combate, lo demás cambia.

Aquí controlamos de manera alterna a dos personajes: Alm y Celica, dos amigos de la infancia que se separan de niños, teniendo cada uno que cumplir su propio destino. Al poco tiempo, ambos se descubren como líderes. Alm, de un grupo de libertadores enfrentados a un tirano. Celica, por su parte, encabeza un grupo de liberación de una diosa apresada. Jugamos todo lo que queramos con uno y su batallón y luego con el otro, cada uno con su trama, sus huestes, sus deseos y sus miedos.

analisis de fire emblem echoes shadows of valentia

Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia ofrece exploración y buenos personajes

Aunque la historia sea ligera, que se cuente en dos tiempos hace de la narración una muy agradable. Ambos relatos se entrecruzan para que al final nos quede un cuento muy interesante, que aunque caiga en tópicos, gana aún más enteros gracias a los estupendos personajes que nos acompañan. Al final, tenemos una trama divertida, que no te cambiará la vida, pero que te gustará disfrutar.

Donde más se notan los cambios con respecto a Fire Emblem Fates es en la presencia de exploración y de combates para subir de nivel. En muchas ocasiones nos encontraremos con batallas que exceden nuestras fuerzas, en ese instante nos tocará parar, retroceder y realizar combates menores para mejorar.

analisis de fire emblem echoes shadows of valentia

En Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia toca subir de nivel frecuentemente

Además de esto, Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia introduce una serie de mazmorras para explorar. Su diseño y navegación es pobre, pero el juego sabe usarlas para introducir rico trasfondo, proponer la búsqueda de útiles tesoros, entregarnos más combates para subir de nivel y otros más duros y también para colocar estatuas de la Diosa. En ellas podremos cambiar de clase cuando uno de nuestros personajes llegue al nivel adecuado, mejorar y regresar con fuerzas renovadas a esa refriega que se nos resistía.

Es decir, Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia crea todo un metajuego de exploración y pequeños combates para subir de nivel. Te gustará si disfrutas de los RPG en los que te obligan a esto mismo, pero puede que se te atragante si buscas un título más directo, como Fates. De todos modos, como las mecánicas de estrategia y pelea de guerrero contra guerrero son tan sólidas, lo cierto es que el juego se disfruta en todo momento.

Llegamos al final de nuestro análisis de Fire Emblem Echoes: Shadows of Valentia para recomendároslo. Es una pena que la exploración no esté más trabajada ni tampoco la IA de los enemigos, pero su agradable historia, poder cambiar entre sus personajes, sus combates y su dinámica de juego nos han convencido. Por cierto, en nuestra guía os damos unos cuantos consejos para superar los momentos más difíciles del juego.