Análisis de Maneater - El tiburón RPG más loco

    En nuestro análisis de Maneater te contamos qué pensamos sinceramente de este nuevo y alocado juego que nos pone en la piel de un tiburón.

    Convertirte en un tiburón que evoluciona y consigue habilidades poco a poco, al más puro estilo RPG y con muchos elementos propios de los mundos abiertos más tradicionales del mercado. Este sería un buen resumen y un buen punto de inicio para comenzar este análisis de Maneater, una original propuesta que cumple pero que podría haber dado mucho más de sí.

    Análisis de Maneater, el RPG de mundo abierto protagonizado por un tiburón

    Maneater nos pone en la piel de un tiburón, al que deberemos controlar por diferentes mundos abiertos cumpliendo misiones y objetivos que lo convertirán en una máquina de matar cada vez más eficiente. No se trata de un simulador ni de una experiencia que quiera hacernos experimentar la vida real de un escualo, sino todo lo contrario.

    Su concepto y control es muy arcade, buscando la diversión más pura antes que el realismo. Es cierto que en muchas ocasiones se nos contarán hechos y datos sobre tiburones reales, bastante instructivos, pero el juego no tiene nada que ver. De hecho, todavía nos preguntamos si está decisión es obra de genios o una incoherencia absoluta.

    Pero volviendo a lo que importa, en Maneater tendremos que controlar a este tiburón mientras nos comemos a todo lo que se mueva. Acabar con distintos peces, tortugas y criaturas marinas nos proporcionará puntos de experiencia y recursos, ambos necesarios para aumentar nuestro nivel, desbloquear nuevas habilidades y mutaciones o mejorar las que ya tenemos.

    Crea al tiburón definitivo

    Porque esa es la gran gracia de Maneater y lo que puede mantener el interés con el paso de las horas: crear a nuestro tiburón perfecto. Existen multitud de habilidades y de combinaciones diferentes, junto a las mutaciones extrañas que proporcionarán a nuestro escualo funciones y mejoras impresionantes (y para nada realistas).

    Este sistema de progresión y de desbloqueo nos conducirá a querer acabar con todas las especies que veamos, sean más o menos peligrosas, pues todos los recursos y puntos de experiencia serán más que bienvenidos. Sin embargo, ahí es donde encontramos el problema principal de Maneater: su sistema de combate y la manera de generar sus misiones.

    Un combate que necesita mucha más aleta

    El sistema de combate de Maneater es sencillo y fácil de comprender, que funciona con los enemigos que apenas ofrecen resistencias. Mordemos o atacamos con la cola y esquivamos. Sin embargo, esto se va un poco al traste cuando debemos enfrentarnos a rivales más complejos o poderosos, pues siempre encontraremos algún fallo.

    Ya sea la fijación de la cámara (que no funciona del todo bien) o el sistema de esquiva (que igualmente hará que recibas daños cuando no quieras) genera una mala sensación. Los combates con enemigos poderosos terminan siendo aburridos en lugar de espectaculares, lanzándonos continuamente en busca de otros animales para recuperar nuestra vida y poder seguir combatiendo con un sistema que no funciona bien.

    Mundo abierto tradicional, con sus problemas

    Como decíamos al inicio, Maneater también funciona con reglas similares a otros mundos abiertos del mercado, lo que propicia que la experiencia no sea muy original y termine siendo excesivamente repetitiva. Abrimos el mapa y marcamos la misión principal, secundaria o coleccionable al que queramos ir. Nos acercamos hasta esa posición y realizamos las acciones concretas, que suelen ser siempre parecidas. Y vuelta a empezar.

    Este sistema, sumado al lento progreso del tiburón en ocasiones, propicia el aburrimiento y la sensación constante de repetición. Si a esto le sumamos que el sistema de combate no funciona muy bien, nos encontramos con una experiencia muy mejorable en demasiados ámbitos.

    Sin embargo, Maneater consigue ser interesante. Obtener al tiburón definitivo puede ser un objetivo más que suficiente para muchos jugadores que podrán asumir que el combate no funcione del todo bien y que su sistema de exploración sea tan básico. Crea al tiburón definitivo si consigues aguantar tantas horas con estos problemas.

    6

    Pros y contras

    • Mejorar al tiburón
    • Enfrentamientos con los jefes humanos
    • Muy alocado e inesperado
    • El sistema de combate
    • Mundo abierto demasiado tradicional
    • Muy repetitivo

    Maneater

    Verkijgbaar vanaf 22 may 2020

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.