Análisis de Monster Hunter World - La serie se revitaliza sin perder sus orígenes

    Monster Hunter World se estrena convirtiéndose en el primer GOTY de este 2018. Es largo y funciona muy bien tanto jugado en solitario como en cooperativo.

    Monster Hunter World nos traslada a un mundo de cazadores en el que lo único que importa es abatir a criaturas gigantescas, jugando solo o acompañado. Partimos de una base central, nos encargan una misión, nos preparamos, salimos de caza, lo aniquilamos, volvemos y nos fabricamos una arma y una armadura mejor para volver a partir a por una criatura todavía más difícil.

    Lo sé, dicho así parece que Monster Hunter World es muy repetitivo, pero su mayor virtud es contar con una base reiterativa pero con un sistema de juego, una historia y una gestión de nuestro equipo que logra que queramos jugar siempre una partida más. En Monster Hunter World hay contenido para aburrir, y Capcom ya ha anunciado nuevos DLC para que siempre haya algo que hacer.

    análisis de monster hunter world

    Monster Hunter World fascina por lo mucho que hay que hacer y lo divertido que es

    En lo jugable, Monster Hunter World no regala nada. Configuramos a nuestro personaje a través de una amplia selección de armas, lo especializamos con adornos y acabamos de rematar su clase con la armadura adecuada y los útiles precisos. El trabajo de refinamiento de las habilidades de nuestro cazador no acaba nunca, porque los rivales son cada vez más y más poderosos.

    Los combates del título de Capcom son duros. Se nota que los objetos y las armas pesan, cada vez que bebes de un frasco para curarte o das un golpe has de pensártelo muy bien, pues quedas absolutamente desprotegido tras su ejecución, y los monstruos pegan duro. Cada criatura cuenta con un par de ataques para matarte de un solo golpe, por lo que tendrás que aprender a rodar y a cubrirte además de llevar a tu personaje bien preparado.

    análisis de monster hunter world

    El rediseño de los escenarios y los monstruos es una agradable sorpresa para los fans

    Para que comprendamos bien todos los pormenores de la jugabilidad y del propio mundo de juego, Monster Hunter incorpora una historia que sirve para ordenar sus ritmos. Lo que cuenta no es nada especial, pero se descubre como una perfecta anfitriona para los recién llegados a esta serie.

    De jugabilidad impecable y generosa en sus explicaciones para los noobs, Monster Hunter World presenta un online que funciona bien y un acabado técnico impecable, tanto en lo musical como en lo artístico. A diferencia de tantos otros juegos de cazar monstruos, amén de entregas anteriores de la franquicia, Monster Hunter World se empeña en crear ecosistemas vivos donde viven criaturas vivas. Somos redundantes a propósito, porque el nivel de diseño orgánico es meritorio.

    análisis de monster hunter world

    Monster Hunter World es una sobresaliente aventura para single y multiplayer

    Las criaturas a las que damos caza se pelean entre ellas, se alían contra nosotros, huyen y emplean el escenario para abatirnos. Lo dicho, aunque las dinámicas del juego sean repetitivas, Monster Hunter World sabe apañárselas con este y otros tantos detalles para ser maravilloso.

    Pero el juego no es perfecto, su cámara es terrible, muchos monstruos tienen patrones de ataque similares y se abusa de gráficos que penetran en otros gráficos. Pero todos esos problemas acaban siendo menores y absorbidos por la grandeza del primer GOTY de 2018. Vuelva la mejor Capcom.

    Por cierto, si no sabes con qué arma empezar a jugar, aquí te recomendamos la mejor en función de tu estilo de juego.

    9

    Pros y contras

    • Soberbio en lo jugable
    • Los añadidos a la base original de la serie funcionan
    • Divertido, largo y complejo pero aún así accesible
    • Los nuevos escenarios son soberbios
    • La cámara
    • Patrones de ataque de monstruos que se repiten

    Monster Hunter World

    Verkijgbaar vanaf 26 january 2018

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.