Análisis Exit the Gungeon - Infierno de balas en 2D

    En nuestro análisis de Exit the Gungeon te contamos si la continuación de Enter the Gungeon merece la pena con todas sus diferencias.

    Después de entrar en esta mazmorra repleta de balas en Enter the Gungeon, nos toca salir. Después de haber pasado muchas horas e infinidad de intentos, balas esquivadas y enemigos derrotados, descubrimos en este análisis de Exit the Gungeon si esta entrega está a la altura de las circunstancias.

    Análisis de Exit the Gungeon, el spin off de Enter the Gungeon

    Antes de nada sería bueno entender que Exit the Gungeon, aunque podría entenderse como continuación de Enter the Gungeon, funciona más bien como spin off. Ahora no recorremos la mazmorra y sus estancias en un entorno en 3D, sino que lo hacemos en 2D, subiendo por ascensores y limpiando salas de enemigos.

    El proceso varía totalmente y, además, disponemos de un arma especial que varía su forma de disparar cada pocos segundos. Esto produce que Exit the Gungeon sea mucho más directo y centrado en la acción de los disparos y su esquiva que en la gestión de los objetos y de la exploración. No tienen mucho que ver entre ellos más allá de los disparos.

    Volveremos a contar con diferentes personajes que controlar (ellos son los que hacen variar las partidas, pues cada uno dispone de diferentes ascensores y salas únicas) y el proceso requiere de ir desbloqueando poco a poco nuevas armas y objetos que nos permitirán ir mejorando nuestro progreso en la mazmorra.

    Repite y repite hasta que consigas mejorar

    Al igual que en otros roguelike, pues, Exit the Gungeon propone que entremos en la mazmorra, hagamos lo que podamos y volvamos a reiniciar sin parar cuando muramos hasta que podamos desbloquear algún elemento o hasta que nos convirtamos en mejores jugadores. Este progreso se nota y es interesante.

    Nosotros mismos nos daremos cuenta de que cada vez se nos da mejor el juego, de que vamos entendiendo a los enemigos y comprendiendo los patrones de ataque de los jefes. La generación procedimental vuelve a la carga, por lo que cada partida será diferente a la anterior, aunque es cierto que resulta muy repetitivo a la larga.

    Poca variación igual a mucho reiteración

    Aunque ocurre lo mismo con Enter the Gungeon y otros roguelike, esa sensación de repetición se acusa mucho más en Exit the Gungeon. Aunque cada partida es diferente, el proceso siempre suele ser el mismo. Y subir por un ascensor que se llena de enemigos no da lugar a muchos cambios.

    Lo que al principio era una emoción constante por seguir avanzando y por conseguir llega al final ha terminado siendo algo demasiado repetitivo. Y que un juego de estas características no produzca impulsos continuos de querer pulsar el botón de reiniciar no es buena señal. Pero ojo, que eso no quita que enganche.

    Adictivo y divertido

    Exit the Gungeon consigue ser divertido, adictivo y muy complicado. A los amantes de Enter the Gungeon va a encantarles la propuesta, muy diferente pero manteniendo la esencia del primer juego, que va a exigir todo del jugador si quiere llegar al final. Cada nuevo avance es un disfrute y una victoria.

    Sin embargo, debéis tener en cuenta que se siente como algo mucho más pequeño y menos explotado que su antecesor. Tiene mucho potencial y pensamos que un enfoque que fuera más allá de los ascensores y las salas únicas hubiera sido mejor, pero eso no desmerece su esplendor.

    7

    Pros y contras

    • Divertido y adictivo
    • Muy desafiante
    • Notas tu progreso
    • Pocas variaciones entre partida y partida
    • El arma única quita parte de la gracia

    Exit the Gungeon

    Verkijgbaar vanaf 17 march 2020

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.