Anoxemia Análisis- Sueños con falta de oxígeno bajo el agua

    Anoxemia es la historia de un buceador sumergido en el océano en pos del cumplimiento de una peculiar misión. Tensión, acción y narración subacuática

    Anoxemia ha sido aprobado recientemente en Steam Greenlight. Con una potente presentación que nos recuerda a la ambientación de The Swapper, encarnamos a un androide marino al que sigue un buceador. Su objetivo principal es uno sencillo: encontrar un número determinado de algas brillantes en los fondos marinos.

    El argumento es una excusa para desarrollar uno de esos relatos que se van construyendo mientras alcanzamos una serie de hitos dentro del videojuego: encontrar las propias algas, renacer, aparecer en uno u otro nivel o toparnos con ciertos enemigos. El personaje principal divaga constantemente acerca de la naturaleza de su misión y de la suya propia.

    Anoxemia

    Anoxemia, reflexiones bajo el océano con poco oxígeno en el cerebro

    Anoxemia parte de la sospecha del submarinista de que algo extraño sucede, dudas que surgen y se responden a través de la propia naturaleza del videojuego: ¿quién controla al androide que sigue? ¿ha muerto y renacido o ha sido solo un sueño? Estas cuestiones consiguen darle a Anoxemia un tono intimista, reflexivo y onírico.

    En eso ayuda la naturaleza subacuática de Anoxemia. El fondo marino es oscuro y peligroso, tétrico y angustioso. El mundo marino está, a su vez, plagado de máquinas lanzaminas, máquinas nadadoras que nos persiguen, bombas y demás trastos endemoniados. Y a través de ellas, llega la muerte.

    Anoxemia

    Decir que el control de Anoxemia es impreciso es quedarse corto

    El problema principal de Anoxemia viene de su control. Nosotros no manejamos al buceador, sino al androide. El submarinista persigue a este haciendo que sea muy difícil, o casi imposible, obtener un control preciso de él. De primeras la idea está bien, puesto que traslada a los mandos lo mal que uno se mueve bajo el agua, pero pronto acaba siendo una lata.

    Cuando un cañón de minas nos dispara mientras un ingenio marino navega a por nosotros y otra bomba nos cubre la retirada, lo de no poder realizar las maniobras de evasión que queramos y cómo queramos os hará odiar el videojuego. Más cuando descubrimos que el respawn nos conduce al principio del nivel con un buceador que nos repite, otra vez, todas sus reflexiones, y con unos puzzles que hay que volver a resolver.

    Anoxemia

    La muerte en Anoxemia supone repetirlo todo otra vez, y no es divertido

    Y de nuevo, volvemos al lanzaminas, a la bomba y al cacharro que nos sigue, y volvemos a morir, y otra vez más. Esta vuelta de nuevo al principio de la fase, a volver a tener que superarlo todo y a escuchar de nuevo los pensamientos del protagonista se cargan toda esa bonita narrativa diseñada en Anoxemia. Al final, se estropea la experiencia del título porque no apetece jugar.

    En Anoxemia no es divertido perder, y en un videojuego perder ha de ser divertidísimo; si no decides hacer de fracasar algo entretenido, márcate un Gone Home o un The Stanley Parable y ya está: narración de la modernita sin el rollo de tener que diseñar una muerte ingame divertida (en lo de Stanley repetimos la aventura, no morimos).

    La ambientación es una chulada, pero tiene fallos de diseño y control

    Es un fallo muy gordo que lastra todos los aciertos de Anoxemia: su ambientación, su presentación, su personaje y el desarrollo de su aventura. Si conseguís superar este escollo descubriréis un juego interesante que ha pecado de ambicioso. Tiene buenas ideas pero se maltratan entre sí.

    6.5

    Pros y contras

    • Buena ambientación
    • Excelente tono
    • La idea del videojuego está muy bien
    • Morir no es divertido
    • Las divagaciones del prota se hacen pesadas
    • El control y las situaciones de acción

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.