Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition Análisis

    Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition es la versión definitiva del gran RPG de Blizzard para consola, y la única opción de disfrutar de la ampliación del juego y de su portentoso Modo Aventura.

    Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition no es un producto realmente nuevo, pero es uno de los juegos más esperados por los jugadores de consola, y desde ahora os podemos decir que la espera ha merecido la pena, ya que la experiencia cambia ligeramente con respecto al original de PC.

    La historia con Diablo III puede resultar enrevesada pero es muy sencilla. El juego original llegó primero a PC, para, un año después, lanzar su primera expansión, Reaper of Souls. Mientras tanto, Diablo III llegaba a Xbox 360 y PlayStation 3, pero sin la expansión, y ahora, tanto en Xbox 360 y PlayStation 3 como en Xbox One y PlayStation 4, recibimos el pack completo.

    Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

    Diablo III: Reaper of Souls, un imprescindible, se juegue donde se juegue

    Cuando llegó Diablo por primera vez a consola, la idea chocaba. ¿Cómo vamos a controlar con un mando un juego hecho enteramente para teclado y ratón? Pero en Blizzard han estado listos y han sabido adaptar lo necesario como para que las virtudes de Diablo se mantengan, pero que a la vez resulte un juego diferente, con un control y un equilibrio bien diferenciados.

    No vamos a contar nada nuevo a los jugadores que ya hayan probado Diablo III en consolas, más allá de que las versiones de nueva generación vienen con un apartado gráfico mejorado (equivalente al Ultra de PC, con una cámara más cercana), y por supuesto, todo el contenido de la expansión Reaper of Souls, con un nuevo capítulo, una nueva clase (el Cruzado) y un modo de juego prácticamente infinito.

    Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

    Más contenido aún en PlayStation 4

    Sólo a modo de extra, la versión de PlayStation 4 de Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition incluye una nueva mazmorra llena de infectados pertenecientes a The Last of Us, así como una armadura única basada en Shadow of the Colossus.

    Con respecto a los extras comunes a todas las versiones, tenemos ese nuevo Modo Aventura a desbloquear una vez completado el quinto acto de la campaña, que nos proporciona nuevos contratos (misiones) para completar recorriendo las mazmorras aleatorias una y otra vez en busca de nuevos objetivos, y una vez superados varios contratos, podremos abrir una falla Nephalem.

    Diablo III hecho un juego infinito

    Entre estos contratos, la generación aleatoria de mazmorras cada vez que iniciamos el juego y las fallas Nephalem, podemos llegar a tener nuevo contenido para Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition hasta la eternidad, no contentándonos sólo con el nuevo límite de nivel en 70, sino añadiendo también los niveles de Paragón.

    Y al final, Diablo III conserva en consola todos los encantos de la versión original de PC, que hace que un buen día te sientes a jugar y de repente veas que han pasado cinco horas sin darte ni cuenta. ¿Lo mejor de todo? Tener esta sensación absorbe-tiempo con más gente a tu alrededor gracias a un muy bien llevado cooperativo local.

    Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

    Gestión y control adaptados a consola

    La gestión de objetos casi enfermiza característica de Diablo III también ha sido transformada para su salto a consola, claro. Los nuevos sistemas de menús radiales para equipamiento y habilidades que funcionan a las mil maravillas se suman a un movimiento más ágil y la habilidad de rodar (con el stick derecho) convierten un Roguelike en algo más parecido a un beat'em up en el que el combate es algo más que clickar y saber cuándo activar habilidades.

    Quizá lo polémico de Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition sea su concepto de pack completo frente a la idea original de expansión. Los usuarios de la pasada generación tienen contenido repetido a precio reducido, pero los de la nueva generación, por mucho que puedan transferir sus partidas de 360 y PS3, se ven obligados a pagar el precio completo, tengan o no el Diablo III original.

    Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

    Las ventajas de Battle.net

    Un hecho casi insólito en consola y que parece que a partir de ahora va a ser algo más habitual es que, gracias a la integración de un elemento externo como es Battle.net, podemos transferir los datos de una partida en una versión a otra, independientemente de que haya cruce de plataformas o de familias, pudiendo pasar de Xbox 360 a PlayStation 4 sin problema alguno.

    Es una ventaja parcial ya que, como os decíamos, aunque quien ya haya pasado por Diablo III en consola ya no vaya a tener que repetir los cuatro primeros actos, en la nueva generación hay que pagar el precio completo por algo que ya no nos haría falta.

    Pero a un precio u otro, Diablo III es un juego que ha de ser jugado, y ahora ya no hay excusa por la limitación de un PC menos potente de lo necesario. Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition, aún con su equilibrio diferente al de la versión de compatibles es uno de los mejores RPG existentes en la actualidad, y es toda una alegría que llegue completo a consolas.

    9.5

    Pros y contras

    • Contenido prácticamente infinito
    • El cooperativo local
    • Los guiños de la versión PS4
    • Control y gestión bien adaptados a consola
    • Llevas días sin levantarte del sofá, levántate
    • El precio de las versiones de nueva generación

    Diablo III: Reaper of Souls - Ultimate Evil Edition

    Verkijgbaar vanaf 19 august 2014

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.