Los clásicos nunca mueren, aunque en el caso de la saga Duke Nukem, vivir despedazado entre diferentes compañías que se reparten tu legado como hienas casi es peor que morir olvidado tras emplear doce malditos años para lanzar un juego que ha pasado por tres fases completamente diferentes de desarrollo.

Sea como fuere, esto no afecta mucho a Duke Nukem 3D Megaton Edition, que este mes se ha lanzado en PS Vita y PS3 y que está gratis si pagas una suscripción a PlayStation Plus. El juego, para nuestra fortuna, es digno de su nombre y se juega sorprendentemente bien en la portátil, donde lo analizamos.

Duke Nukem 3D Megaton Edition

Duke Nukem 3D Megaton Edition es un buen nombre, ¿eh?

Muy poco ha cambiado en Duke Nukem 3D Megaton Edition, más bien nada. El juego sigue siendo un ejercicio de buen diseño de escenarios, de enemigos con carisma, de protagonista cazurro pero que te gusta y de recuerdos empapados en lágrimas porque ya no somos jóvenes y Duke Nukem sigue siendo el mismo.

Nos da rabia que este juego siga siendo tan bueno y nos lo sepamos todavía de memoria porque significa que no ha habido otro que lo eche a patadas de nuestro cerebro. Pocos FPS hoy en día tienen la presencia y la acción descerebrada de Duke Nukem 3D Megaton Edition, y eso es una auténtica lástima.

Sus dos primeros niveles siguen siendo mejor que la droga y posiblemente, si hay un dios en el cielo, tenga estos niveles impresos en la pared de su despacho.

Duke Nukem 3D Megaton Edition

I've got balls of steel

La edición que se ha sacado Devolver Digital de la manga incluye el primer Duke Nukem, obvio, pero también dos niveles extra, el de Navidad y el de la playa, que en comparación con el resto del juego no son para nada buenos y que cuentan más como añadido gracioso y que olvidas a los cinco minutos que como un añadido de verdad.

Lo único realmente nuevo en Duke Nukem 3D Megaton Edition es que se ve bien en pantallas modernas y que se maneja con mando, pudiendo apuntar mejor que se apuntaba en el original, claro. Pero incluso con eso, se siente igual que entonces.

Ciertamente, los años han sentado de pena a sus gráficos, pero es que son así y hay que quererlos: este look es el que lo da identidad. Sí es verdad que todo el tema de las strippers lo vemos ahora diferente, pero una vez más, este horrible sexismo es una marca de la época, de cómo se hacían juegos entonces pensando que esta burrada sexista era algo cool.

Duke Nukem 3D Megaton Edition no habría sido lo mismo sin esto, por ejemplo.

Duke Nukem 3D Megaton Edition

Hail to the Vita, baby

Con todo, una nueva satisfacción de volver a este juego es poder jugarlo en la Vita. La precisión de los sticks analógicos sigue siendo la única limitación de esta consola en lo que se refiere a los FPS, pero para uno tan antiguo sirve más que de sobra y el poder jugar en el váter, algo que pega mucho con el juego, es un gusto añadido.

Los gráficos, de hecho, agradecen una pantalla un poco más pequeña. En una tele o un ordenador, los pixelazos y los gráficos en 2D de Duke Nukem 3D Megaton Edition pueden hacer un poco de daño si no lo jugaste en su día, pero en Vita es mucho más llevadero y el look viejo da más gustito.

Así que dada su gratuidad temporal y su perfecta adaptación a la portátil de Sony, no vemos motivos por los que no debáis bajarlo y jugarlo compulsivamente hasta que os sintáis mal de mear y dar dinero a strippers como si esto fuera 1991. Hail to the King, baby.