Análisis de Firewatch - El aislamiento nunca es bueno

    Campo Santo ha desarrollado un juego precioso y tenso que da para pensar sobre muchas cosas. Este es nuestro análisis de Firewatch.

    Firewatch es un videojuego que intenta reflexionar de forma muy amplia sobre el aislamiento y sobre cómo este nos transforma como personas en una era en la que estar incomunicado y sin cobertura es un problema bastante importante para cualquier habitante del primer mundo. No adelantaremos acontecimientos, pero lo hace de miedo.

    La historia de Henry, el hombre que manejamos en primera persona durante Firewatch, y de su jefa Delilah, tiene lugar en verano, en un bosque forestal de Wyoming y tiene como punto de partida algo muy sencillo: ten cuidado de que no haya ningún incendio en el bosque observando el horizonte durante la temporada estival.

    firewatch

    Firewatch sabe calar hondo

    En un primer momento, es fácil pensar que Firewatch es una aventura al aire libre donde manejas a un personaje y tratas de resolver un misterio. En realidad, es más un juego contemplativo donde el horizonte te está engullendo constantemente y donde debes lidiar con la presión de dicha ambientación todo el rato.

    Además, gestiona perfectamente el misterio: sabes que algo está mal, ves pruebas evidentes de que algo o alguien está actuando sobre el bosque y sobre ti, pero no terminas de saber qué es. Aislamiento e inseguridad son una mezcla peligrosa para cualquiera en sus cabales, y no importa si se vive a través de una pantalla.

    firewatch

    Bonito como él solo

    Al principio, nada de esto parece tan importante porque Firewatch comienza siendo un diario de la vida de Henry como guarda forestal, de sus quehaceres y de cómo gestiona con sencillas decisiones y con respuestas rápidas que damos a Delilah el avance de cada día a día. Solo con esto, ya habría sido un buen juego.

    Gracias a la genial ambientación y lo condenadamente bonito que es – cuesta creer que es un juego hecho con Unity –, todo esto pasa a un segundo plano porque no paramos de fijarnos en el horizonte y no paramos de pensar en qué es lo que se esconde detrás de un paraje tan paradisíaco y puro.

    firewatch

    No es perfecto, pero aún así

    Es posible que el ritmo de Firewatch sea algo lento y fijo, pues avanzamos día trás día mientras conocemos la historia de Henry y hacemos algunas tareas por el bosque. Y depender a menudo de un mapa que muestra tu posición mágicamente tampoco es un punto brillante, pero estos son problemas menores.

    Y es curioso, pero al final – y no queremos revelar nada –, parece como si la cotidianidad del juego no importara tanto en su resolución, como si lo único importante hubieran sido los grandes momentos y no el camino que hemos recorrido hasta llegar a ellos. Tampoco es un gran problema, pero sí es algo molesto.

    firewatch

    Miedo a estar solo

    Firewatch es un juego brillante que habla de introspección, de naturaleza y de paranoia, algo que pocos videojuegos han hecho o sabido hacer bien. Es un nuevo Gone Home en tanto que es intimista y usa su escenario para volcarse sobre uno mismo y sobre el misterio que hay detrás de todo lo que tienes entre las manos.

    Sin embargo, va mucho más allá y pese a ponerte en la piel de Henry, en primera persona, también te hace salir constantemente del juego y pensar en qué puñetas pasa y por qué estás tan tenso cuando simplemente andas explorando un bonito bosque en Wyoming.

    Firewatch nos hace sentir muy incómodos, y como todo juego que hace sentir algo de forma pura y directa mientras lo jugamos, nos encanta. Recomendadísimo.

    9

    Pros y contras

    • Un apartado gráfico cautivador
    • Su historia engancha desde el primer día al último
    • Sus personajes son profundos y están perfectamente trazados.
    • Algunos problemas de rendimiento y bugs sueltos
    • No siempre avanza a un ritmo adecuado

    Firewatch

    Verkijgbaar vanaf 9 february 2016

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.