Cinco años después nos llega la tercera parte de Just Cause tras una segunda que nos enamoró a todos. Sin ser un juego perfecto sabía hacer algo muy bien: dejarnos hacer el cabra, permitirnos explotar cosas y matar a todo lo que se moviera, ¿y de qué va Just Cause 3? Pues de lo mismo, pero con nuevos juguetes que abren nuevas posibilidades.

Teníamos ganas de realizar este análisis de Just Cause 3, porque ello significaba volver a ponernos en la piel de Rico Rodríguez y poner en práctica todo lo visto en los trailers que llevamos ya unos meses viendo, algo que pudimos disfrutar desde la primera hora de juego.

En Just Cause 3 nos trasladamos a isla de Medici, el hogar de Rico, con la misión de acabar con la dictadura del tirano Di Ravello, que controla toda la isla. En nuestro viaje veremos rostros conocidos, como el de Sheldon, que se sumarán a nuevas adiciones al reparto que componen este Just Cause 3. Destacamos a nuestro buen amigo Mario y a Dimah.

análisis de Just Cause 3

Sí, hay una historia, pero es solo una excusa para destruir, destruir y destruir

Just Cause 3 es un videojuego de acción directa, que quiere que tengamos claro quiénes son los buenos y quiénes son los malos a los que tenemos que masacrar. Siguiendo con esa idea, los malos vienen representados por el color rojo y los bueno con el azul. A Just Cause 3 poco le importa ser realista o coherente, prueba de ello es nuestro suministro infinito de bombas C4 y nuestro gancho, la estrella de Just Cause 3.

Aunque las bombas y los lanzamisiles, por sí solos, parezcan las armas idóneas para mandar todo por los aires, lo que consigue que hacer explotar cosas sea algo fantástico es el renovado gancho de Rico, ¿y por qué? Por su posibilidad de poder enganchar varios elementoss juntas y a la vez. ¿Hay algo más divertido que unir con tu gancho un bidón de gasolina y un helicóptero en pleno vuelo? Pues sí, disparar a continuación a dicho bidón y “¡BOOM!”. Esta ha sido la hermosa música que ha amenizado la redacción de nuestro análisis de Just Cause 3.

análisis de Just Cause 3

El gancho es la estrella de Just Cause 3. Disfrutadlo sin moderación

Las posibilidades que nos concede este arma son enormes, dejándonos claras las intenciones de Avalanche Studios con su Just Cause 3: que nos divirtamos, eso es lo que prima por encima incluso del reto. Es por ello que morir es difícil en Just Cause 3, porque eso frenaría nuestras posibilidades de exploración destructiva, así que no os preocupéis de daros de bruces contra el asfalto tras una explosión, simplemente, tratad de crear otra aún más grande.

La parte negativa de este planteamiento es que en lo jugable puede acabar haciéndose algo repetitivo. Llegará un momento en el que descubriréis la manera más óptima de hacer las cosas, y la haréis una y otra vez; no deja de ser divertido, ojo, pero tanto la dificultad como esa creativa diversión pueden llegar a flaquear.

Es una pena que no se haya introducido un multijugador en Just Cause 3 que, como en Far Cry 4, aparecía en la propia campaña. No habría estado nada mal poder disfrutar de destruir una base con un compañero e incluso competir por ver quién la hacía arder primero, y eso que el multijugador hecho por fans en Just Cause 2 fue muy popular.

análisis de Just Cause 3

Echamos de menos un multijugador en Just Cause 3

De todos modos, si te aburres de una misión, siempre puedes explorar el mundo de Just Cause 3 en busca de otra cosa para hacer. El videojuego de Avalanche cuenta como más de mil metros cuadrados de tierra y mar, con tres islas principales para explorar, llenas de provincias, aldeas y bases que atacar.

Nos alegra poder decir que ha mejorado mucho la destructibilidad de las zonas con respecto a Just Cause 2. Si ahora quieres cargarte un puente para evitar que te atrapen tus perseguidores, puedes. Y no te preocupes por lo que pensará tu pueblo por destrozar sus infraestructuras, pues reactivarás la economía local; el puente estará reparado en tan solo unos pocos días.

Técnicamente, Just Cause 3 no sorprende, pero rinde aceptablemente. Nos hubiera gustado ver un poquito más de variedad en sus escenarios, puesto que casi todas las aldeas se parecen entre sí; eso sí, lo que sí que está muy bien es cómo están recreadas las explosiones, y es que son la salsa del título. De todos modos, también es cierto que a veces sentimos que pasamos demasiado tiempo en el aire, con el gancho, el paracaídas y el traje de vuelo, puestos a hablar de cómo vivimos dichos escenarios.

análisis de Just Cause 3

Con el traje de vuelo, el gancho y el paracaídas nos pasaremos medio Just Cause 3 en el aire

El traje de vuelo hace de la navegación por el mundo de Just Cause 3 una mucho más cómoda, en combinación con el paracaídas. Podremos planear a nuestras anchas con él, abriendo el paracaídas si nos acercamos demasiado al suelo para volver a alzar nuestro vuelo; nos desplazaremos más rápido incluso que los propios coches que van por la carretera.

Las novedades de Just Cause 3 no se centran solo en el traje de vuelo y el gancho. Ahora podremos emplear una baliza para conseguir que nos envíen por aire cualquier elemento que necesitemos, sin duda algo muy cómodo para destrozar los helicópteros con el arma deseada. Podremos también desplazarnos entre las villas que salvemos para hacer de nuestros movimientos por islas uno mucho más cómodo.

análisis de Just Cause 3

En Just Cause 3 si quieres destruir algo, lo haces

La propuesta de juego se completa con desafíos, que merece la pena realizar para poder mejorar ciertas cosas, como la velocidad a la que viajamos con nuestro gancho. Como veis, el tema del gancho es importante, tanto, que tendremos que acostumbrarnos a su uso casi constante. Just Cause 3 no va de coger coches, sino de volar con nuestro gancho, ¿correr? Pues tampoco, de nuevo tendrás que recurrir al socorrido gancho. Acostumbrarse a esto es difícil al principio, porque lo cierto es que en lo que respecta al control, Just Cause 3 tiene sus propias reglas que hay que aprender.

Rematamos este análisis de Just Cause 3 confirmándoos lo que ya sabías: Just Cause 3 es Just Cause 2 con más explosiones y mucho más caos. Los añadidos jugables le sientan genial, pero nos hubiera gustado que en lo jugable e incluso en la explotación de su mundo no se acabará haciendo tan monótono a veces.