Análisis de Mafia III - Una historia de venganza

    El cambio de época tras dos entregas centradas en la concepción más clásica de la familia pintaba bien. El contexto y la condicion racial del protagonista prometían una gran historia. El juego acaba ofreciendo lo que esperábamos pero le pesa su ritmo. Te contamos por qué en el análisis de Mafia III.

    El traslado a New Bordeaux (basada en Nueva Orleans) en 1968 suponía un cambio de tono importante en una franquicia caracterizada por la época del cine clásico y los trajes a medida. Esta nueva localización suponía todo un reto para la gente de Hangar 13 que, en su primer tratamiento de la franquicia Mafia, podían arriesgar sin tener que depender de las historias de los anteriores títulos.

    Mafia III nos cuenta la historya de Lincoln Clay, un huérfano que tras servir en Vietnam regresa con la gente que considera su familia para empezar a vivir. Lo que al principio parece una visita de paso, se acaba convirtiendo en el hogar de nuestro protagonista cuando ve que sus compañeros están metidos en líos con la banda haitiana. Necesitan dinero. Lincoln y los suyos logran cerrar una colaboración con Sal Marcano, un importante hombre de negocios del centro de la ciudad, a raíz del cuál se inicia una historia de traición que da lugar a la trama principal del juego.

    mafia

    La historia de Mafia III, su punto fuerte

    Como viene siendo habitual en esta serie, el gran aliciente que la sustenta sigue siendo un guión con unos puntos álgidos tan maduros como sorprendentes. La ira de Lincoln se gira contra todo el stablishment de New Bourdeaux y ningún asociado a Marcano está libre de pagarlo caro. En Mafia III nos meteremos tanto en los suburbios de la ciudad como en sus alrededores, no sin descuidar las partes más residenciales y las centradas en los negocios. Los capos de cada zona tienen la personalidad suficiente como para recordarlos, y las misiones centradas en ellos suponen, de lejos, lo mejor de la obra desarrollada por Hangar 13.

    Uno de los puntos más destacables de Mafia III es su valentía a la hora de exponer todos los problemas de la sociedad estadounidense de los 60. Hay una fuerte crítica hacia la discriminación racial y de género, y en ningún momento se pisa el freno si es necesario mostrar algún que otro caso de violencia excesiva. Nuestro protagonista es un hombre frío, marcado por los estigmas de la guerra, pero también nos da los suficientes signos de humanidad como para que veamos que tras este vengador insaciable hay un hombre herido. Además, la historia se nos cuenta en formato de falso documental, en la que se mezclan con gran habilidad los flashbacks, las falsas entrevistas a personajes envejecidos y las escenas en las que Marcano y los suyos asisten al caos perpetrados por Lincoln Clay.

    El estigma del mundo abierto

    Uno de los mayores problemas del título distribuido por 2K Games es que no queda claro si quiere apostar por el concepto de mundo abierto. La recreación de cada uno de los parajes de New Bourdeaux justifican su visita, tanto por la variedad de cada una de sus zonas como por su vastedad. Aun así, hay poco más a hacer que lo que te ofrecen las misiones opcionales de cada territorio: puedes recoger los distintos coleccionables repartidos por el mapa, algunas piezas para controlar nuevas zonas y poco más.

    Además, Mafia III prescinde de los viajes rápidos haciéndonos recorrer grandes distancias, algunas de ellas simples regresos a nuestra base, que alargan injustificadamente la duración del juego. Donde sí aprende la hobra de Hangar 13 con respecto a los juegos de mundo abierto es en la disposición de las misiones. Como el juego se basa principalmente en ir ocupando territorios, habitualmente nos encontraremos con misiones que están a uno o dos minutos de nuestra posición inicial, haciendo que muchos de nuestros trayectos sean más bien cortos.

    Bourdeaux

    Las armas de Mafia III, una apuesta por el realismo

    Casi como si estuviese recuperando uno de los grandes aciertos de su antecesor, la sensación a los mandos del manejo de cada una de nuestras armas es una delicia. Se sienten suficientes diferencias como para justificar el cambio entre los rifles de largo alcance y las escopetas, mientras en la familia de las pistolas hay suficiente variedad como para ir probando cada arma de manera individual. Lo mejor durante las partes de disparos de Mafia III es la sensación de que cada bala impacta en el enemigo, su realismo al desequilibrarse y el peso del armamento en el retroceso.

    Junto con esa apuesta por el realismo, cabe añadir que el abanico de armamento disponible en Mafia III es bastante decente y coherente. La familia de las pistolas, los rifles y las escopetas siguen teniendo la mayor presencia, pero también hay espacio para otras locuras con armas especiales como el lanzagranadas, el C4 o las granadas. No esperéis ninguna salida de tono similar a GTA V, Mafia III busca representar un contexto histórico y como tal se muestra como un juego donde todo lo que aparece es, hasta cierto punto, creíble.

    lincoln clay

    Mafia III, una mezcla de aciertos y desventajas

    Mentiríamos si dijésemos que no lo hemos pasado bien interpretando a Lincoln Clay. El estilo narrativo y el guión de Mafia III son de lo mejor que nos está dejando este 2016 y también de lo más valiente. La representación de la década de los 60 está realizada con mimo y muestra la cara más amarga de la sociedad. Lamentablemente, estamos ante una trama que funcionaría mejor si el juego intentase ser más lineal y se dejase de historias con el mundo abierto. La recuperación de cada territorio y su delegación a cada uno de nuestros asociados tiene cierta gracia, y dependiendo de cómo la hagamos tendrá diferentes consecuencias, pero llega un punto en el que se hace repetitiva y nunca llega a ser opcional.

    Las horas de diversión con el juego están garantizadas, aunque es probable que si lo que ves durante las primeras horas del mismo no te convence, termines aburrido antes de llegar a las diez. Mafia III ofrece poca variedad, aunque su oferta sigue siendo de calidad. Tiene un protagonista distinto, con carisma y detalles que le otorgan personalidad. Aunque los líos entre familias y los negocios deriven en lo que simplemente podría ser una historia de venganza, sientes que estás jugando a un juego de la serie Mafia. El estigma de querer ser también, lo que no debería, le pasa factura a un juego que quitando esa pega es una fantástica apuesta por el entretenimiento. Si buscas vaciar tus cargadores mientras descubres una historia interesante, te lo pasarás bien siendo Lincoln Clay.

    8

    Pros y contras

    • La historia, directa y brutal, no tiene miedo a meterse con temas como el racismo y la discriminación.
    • Lincoln es un gran protagonista.
    • Los disparos son una delicia.
    • Le acusa su concepto de mundo abierto.
    • Misiones secundarias repetitivas y obligatorias para seguir con la historia.
    • Tiene bajadas de ritmo importantes.

    Mafia III

    Verkijgbaar vanaf 7 october 2016

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.