Análisis de Need for Speed - Night Show

    Need for Speed ha querido redefinir sus pilares fundamentales desde lo más básico para esta nueva entrega, y para ello se han quedado en algo quizás demasiado básico. ¿Cómo ha sido el cambio al nuevo motor? Lo vemos en este análisis.

    Aunque normalmente no somos muy de darle más importancia de la necesaria al apartado visual, al César lo que es del César, y hay que reconocer que todo lo que puedan hacer en Electronic Arts con la espectacular tecnología de DICE, el motor Frostbite 3 y la técnica de la fotogrametría, tendrá un mérito extra por ese realismo que ayuda a la inmersión, y justo ese es uno de los puntos fuertes del nuevo Need for Speed.

    En Ghost Games han querido volver a las raíces de la saga, a las carreras nocturnas, al tuning, a la personalización, a los derrapes exagerados,... Pero no por ello se han olvidado de cómo ha de ser un juego de conducción de hoy en día, y también dan buena muestra de conectividad online en un mundo abierto, y cómo no, de un buen modo historia.

    Need for Speed

    Need for Speed, persiguiendo el sueño

    Entre todas estas facetas del juego, Need for Speed se olvida de darle más profundidad de la cuenta a todas y cada una de ellas, diciéndonos claramente que tampoco nos lo tenemos que tomar más en serio de la cuenta y que, al fin y al cabo, aquí se viene a divertirse y estas son sus normas.

    Este nuevo Need for Speed (sin subtítulo ni nada extra, sencillamente Need for Speed) se presenta con un modo historia que intercala secuencias de acción real con partes hechas con el propio motor del juego de fondo, eliminando transiciones entre FMV y juego y dando un resultado de auténtico espectáculo. Pero claro, hay que creerse esas secuencias de la historia.

    Nosotros, un ente en primera persona que sorprende a un 'flipadillo' adinerado apodado Spike, nos vemos de repente metidos en toda una pandilla de aficionados al motor, a las carreras y a los derrapes, que buscan pasárselo bien mientras aspiran a ser como las grandes estrellas de la conducción representadas en la portada del juego y que también hacen su aparición estelar en Need for Speed.

    Need for Speed

    Corremos de noche

    Está de nuestra mano creernos lo que ocurre en Need for Speed para que esa inmersión en el juego sea total, ya que se supone que todo transcurre en una misma noche, y por eso sólo es de noche en Ventura Bay, una ciudad ficticia de California. En esa noche pasa de todo, y el grupo se reúne y se disuelve varias veces mientras corremos junto a ellos o contra ellos, haciendo avanzar la trama entre misterios mientras escapamos de la policía.

    Y la policía es uno de los grandes problemas de este Need for Speed. Determinadas misiones que hacen avanzar la historia y que potencian una de las cinco facetas del juego, la del Forajido, necesitan que hagamos de rabiar a la policía, pero su escasa IA y habilidad, además de su escasa presencia en el juego, son una molestia cuando tenemos que aguantar la persecución varios minutos cuando en escasos diez segundos ya nos los podríamos haber quitado de encima.

    Más allá de eso, las otras facetas del juego representadas por cada uno de nuestros 'colegas' que aspiran a ser como su respectiva 'celebrity' en realidad tampoco se diferencian mucho, y todo se resume en ir rápido y saber derrapar. Tanto esto como la personalización del estilo de conducción parece querer aspirar a mucho más de lo que en realidad es.

    Need for Speed

    Velocidad o derrape, la clave de Need for Speed

    Parece que Need for Speed quiere ofrecer una personalización más profunda a la hora de permitirnos escoger ciertos reglajes, pero en realidad basta con escoger si queremos un coche más apropiado para derrapar o para ir a toda pastilla, y hasta las mejoras técnicas (que no las estéticas) quieren tener más profunidad de lo que en realidad es escoger la más cara que te puedas permitir para mejorar el rendimiento de tu coche.

    La personalización estética, eso sí, brilla por ser tan profunda como simple y accesible. Es tremendamente sencillo perderte entre vinilos y capas de pintura, cambios de piezas, splitters, alerones, neumáticos, llantas y hasta retrovisores y ver que lo que en otros títulos es algo más pesado aquí es algo tan simple y efectivo.

    Por este tipo de detalles se entiende que este Need for Speed sea como es. No quiere apabullarnos con una grandísima cantidad de coches o con muchos tipos de prueba diferentes a los que adaptar nuestro estilo de conducción. Need for Speed sencillamente quiere que nos divirtamos con algo que va al grano desde el minuto 1.

    Need for Speed

    La actitud de Need for Speed

    Al final es una pena que haya detalles que puedan empañar esta actitud de diversión directa. Need for Speed requiere de una conectividad online permanente que no siempre vamos a querer aprovechar, pero son las normas del Autolog que desde hace ya unas cuantas entregas es la estrella. Puede que la presencia de otros jugadores por las carreteras de Ventura Bay sea anecdótica (todo está bastante vacío, de hecho), y al final lo importante siguen siendo los tiempos.

    Tiempos o puntuaciones dependiendo de la prueba, claro, pero eso termina por ser lo más importante a la hora de motivarnos para jugar más allá de la historia y completar todas las pruebas. Es divertido buscar cómo rascar unos segundos del crono a un desconocido o a un amigo, y en el fondo lo es más que una prueba de derrape cooperativa.

    Need for Speed tiene un tono peculiar. No quiere ser la mejor historia ni quiere ser el juego de conducción definitivo. Sólo es un jovenzuelo macarrilla y sano con una actitud inocente, pero con aspiraciones. Sólo quiere impresionarte y que te lo pases bien con él, y vaya si lo consigue.

    8

    Pros y contras

    • El apartado visual, puro espectáculo realista
    • Muy buena banda sonora y ambientación
    • Conducción directa y divertida
    • El tuning y la personalización, sencillo y directo
    • La policía, un estorbo para avanzar la trama
    • La falta de vista de cabina
    • La necesidad de conexión online permanente

    Need for Speed

    Verkijgbaar vanaf 5 november 2015

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.