Warframe Análisis

    Los Free To Play están aquí para quedarse y ya han dado el salto a las consolas, a las de nueva generación. Warframe es el primero de los muchos que están por venir, aunque esperemos que los demás sean algo mejores. Aquí nuestra crítica.

    Una nueva generación, da igual si es PS4 o la ligeramente más cara Xbox One, es al fin y al cabo, un desembolso importante. Medio sueldo o más si miramos cómo están los bolsillos últimamente. Por eso creo que la llegada de juegos Free To Play es algo tremendamente positivo y bienvenido. El problema es que la fórmula aún no está bien resuelta, como evidencia Warframe.

    Los ninjas de Warframe, desaprovechados

    Su concepto de base mola una barbaridad, eso es cierto. Tiene ninjas del futuro, armaduras biológicas que determinan los personajes que usas y misiones que se pueden completar en solitario y en equipo, como si fuera un Borderlands con Mordecai, Zero y sus primos con espadas como protagonistas. Esto es increíble dicho así, pero el resultado al final es mediocre. ¿Qué es lo que ocurre?

    Empecemos por el planteamiento: eres un señor con una superarmadura que tiene que combatir a unos cyborgs alienígenas que son malos... porque sí. Esta ausencia de explicaciones, y posteriormente de coherencia, se traslada también a la jugabilidad: no se explica nada de lo que tienes que hacer casi en ningún momento.
    Todos en Warframe se muestran un poco confusos ante la falta de explicaciones

    Esto puede parecer confuso al principio, porque las misiones se despliegan a través del Sistema Solar y otros de planetas inventados, por lo que es complicado saber hasta en qué menú estás o para qué sirve, pero al final lo que ocurre es que no hay realmente nada que explicar de sus sistemas de juego: es todo una complejidad fabricada para ocultar su falta de ideas.

    Nunca manejar una espada fue tan extraño

    Todo se reduce a unas cuantas acciones mecánicas que no dicen mucho del juego y que no ayudan a crear confianza en los juegos gratuitos que van a llegar con cada vez más fuerza a la nueva generación de consolas. En otras palabras, esto no es un Planetside 2 por mucho que compartan algo de la paleta de colores.

    Cada misión propone un objetivo típico de los FPS contemporáneos: rescata a un personaje importante, mata a un enemigo concreto, mata a todo lo que se mueve. Esto último es a lo que se reduce al final todo el juego, a matar en cada habitación de cada nivel con el mismo tipo de decoración y repleto de cofres a romper para conseguir munición o vida, y ni tan siquiera en este sentido es realmente un buen juego, porque World of Warcraft ha sido y sigue siendo repetitivo como el ajo y la morcilla, pero consigue enganchar, que el jugador se implique y vea una finalidad a eso de matar una y otra vez.
    Matar a todo lo que se mueve

    Puede que un fan medio del MMO sí le encuentre sentido a este derroche de balas y sablazos, pero yo soy incapaz, del mismo modo que tampoco puedo acostrumbrarme a un maneja y unas animaciones propias del comienzo de la pasada generación. Me alucina el barrido y el poder hacer una patada voladora, pero cuando acertar con una espada a un objetivo que está a tu lado es impreciso y se salda casi siempre con tu escudo yéndose al garete, es que algo va muy mal.

    Warframe es demasiado genérico

    No voy a decir que me sorprenda, porque el resto de juegos de Digital Extremes funcionan igual o peor (Dark Sector, muérete), pero es algo que termina convirtiendo a unos ninjas con armaduras molonas en un shooter en tercera persona con enemigos en donde acercarse es una condena de muerte... a menos que, oh, sí, pagues un dinero por una armadura avanzada que te hace casi inmune a los enemigos del nivel en el que te encuentras.

    Esto último es una lástima porque, aunque algo incomprensible al principio, todo el sistema de mejora de las armaduras es interesante. Obviando que se puede pagar por todo, y la verdad es que no son pagos abusivos, ir coleccionando planos para luego fabricar diferentes partes de la armadura podría haber sido algo estupendo de no ser porque el resto del juego no mantiene el tipo.

    Mata, mata, mata

    Ya que hablo de los micropagos, conviene aclarar que, aunque están ahí y son el camino fácil, es posible hacer de todo sin dejarse un duro. No pasa nada por morir, porque se revive gratis; tampoco te va a salir un sarpullido por utilizar las mismas armas durante las 12 horas que se tarda en crear otra; ni te vas a morir por usar una armadura con menos accesorios cosméticos.

    El Free To Play no es el mayor problema

    Al final, el problema con Warframe es que ni su estética futurista ni sus ideas escondidas consiguen aflorar antes de haberle cogido manía a su manida jugabilidad y su repetitiva ejecución. Que los modos PvP funcionen regular no ayuda a paliar esto. Que sea un free-to-play con micropagos al final resulta secundario, pero deja en el aire una pregunta importante y sin difícil respuesta: ¿es que es imposible hacer un juego free-to-play donde no parezca que se justifica su gratuidad con una jugabilidad del montón? Existen un par de excepciones, pero de esas que confirman la norma.

    6

    Pros y contras

    • Gratis
    • Un F2P no muy invasivo
    • Su estética
    • Se tarda mucho en avanzar
    • Manejo algo tosco
    • Repetitivo

    Warframe

    Verkijgbaar vanaf 25 march 2013

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.