5 motivos para jugar Watch Dogs

    Watch Dogs está ya en las tiendas. El sandbox de Ubisoft ha padecido un desarrollo lleno de problemas, entre los que destacan el downgrade gráfico, lo retrasos y que al final la idea del hackeo quizás, se quedó un tanto diluida. Pero todavía hay buenos motivos para disfrutarlo. Os damos cinco.

    1. Por poder emplear la ciudad como arma

    Watchdogs, a través de su sistema de hackeo, permite emplear nuestro entorno como arma. Una cámara, unos bolardos; casi cualquier cosa puede ser empleada para causar daño. Esto conlleva un nuevo acercamiento a la resolución de las escenas de acción, que son en parte puzzle, en parte violencia, en parte el superpoder de un individuo que tiene a Chicago bajo su control. Hay muchas ganas de tener el juego en las manos para descubrir la cantidad de situaciones que este sistema puede llegar a ofrecernos. Y comprobar cómo hacen que todo funcione.

    2. Por poder entrar en la vida de todo aquel con el que nos cruzamos

    El habitante de las ciudades de los sandbox siempre ha sido un Don Nadie; en consecuencia, muchos jugadores, por no empatizar con ellos, disfrutan haciendo el cafre con ellos sin importarles qué les suceda. Con Watch Dogs eso cambia. Podremos introducirnos en el pasado y la personalidad de los habitantes de la ciudad ¿podrás atropellar a un hombre que es padre de familia y viudo con tres niños dependiendo de él? Un paso hacia adelante muy interesante que pone en relevancia elementos a los que no se han hecho mucho caso en este género, en este caso: los civiles y los daños colaterales. ¿Hasta qué punto nos influenciarán las personas con las que nos encontramos?

    3. Por disfrutar de una historia oscura, de venganza y que te tocará la fibra sensible

    Aiden Pierce tiene mucho de Vigilante oscuro, de antihéroe ¿su poder? controlar la ciudad. Como muchos héroes: Spiderman, Daredevil o Batman, entre otros, resulta genial cómo manipulan el entorno y lo hacen suyo para poder desarrollar sus habilidades, Spiderman depende de los altos edificios, Daredevil de los recovecos entre estos y Batman de la oscuridad que reina en Gotham. Aiden, tomará un papel similar, pero mediante su terminal móvil y su sistema de hackeo, convirtiéndole en un súper héroe tecnológico en busca de venganza y contra los poderosos.

    Watch Dogs lanzamiento el 27 de mayo

    4. Por aportar una jugabilidad que busca más el sigilo y la meditación en los combates que la pura acción

    Aiden no es un musculitos, es un tipo que controla la tecnología ¿cómo equilibrarán lo necesarios tiroteos de este tipo de títulos con la pausa que requiere alguien que ha de estudiar su entorno para someter a sus enemigos? Un planteamiento novedoso que hará de las persecuciones y de los intercambios de tiros una experiencia totalmente nueva, si consiguen hacerlo bien. Combinar una refriega, metralleta en mano, con la activación de circuitos de la ciudad para que se plieguen a nuestra voluntad, suena maravillosamente bien.

    5. Por experimentar una manera diferente de realizar sandboxs

    Watch Dogs hay que jugarlo por la importancia que le da a elementos a lo que un sandbox no suele prestar atención y, a partir de ellos, construir una experiencia genuina. Los peatones, el mobiliario urbano, las telecomunicaciones... elementos que están presentes en cualquier urbe, pero que aquí reclaman su sitio en el mundo de los videojuegos. Novedades que, pese a los fallos que pueda arrastrar, se saborearán a placer.

    Estos son mis cinco motivos por los que, pese a las críticas, los varapalos, los retrasos, etc, Watch Dogs es un juego al que merece dedicarle nuestro tiempo. Puede que falle en ciertos puntos de su desarrollo, pero incluye ideas tan innovadoras que seguro que calan en el género hasta el punto de volver a verlas en otros títulos en un futuro.

    Watch Dogs

    Verkijgbaar vanaf 27 may 2014

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.