Cómo desbloquear todos los finales de Dark Souls 3

    Hemos hecho una pequeña guía para que sepáis cómo desbloquear todos los finales de Dark Souls 3, algo que no es precisamente tarea fácil.

    Hemos decidido contaros cómo desbloquear todos los finales de Dark Souls 3 porque, tras conseguirlos todos, hemos llegado a la conclusión de que es una lástima que se pierdan en la densidad y complejidad del juego. Que el juego sea así no es algo malo en absoluto, pero puede que no veáis los mejores finales si no los curráis.

    Cómo desbloquear todos los finales de Dark Souls 3 sin morir (más) en el intento

    Desbloquear todos los finales de Dark Souls 3 no es cosa fácil, especialmente el último de ellos, que es tremendo y enigmático a más no poder. Al fin y al cabo, no sería un juego de From Software si acabarlo fuera sencillo y si, al hacerlo, supiéramos a ciencia cierta qué puñetas es lo que ha pasado.

    Por esa razón, además de explicaros cómo desbloquear todos los finales de Dark Souls 3, vamos a intentar interpretarlos y deciros qué pensamos que ocurre en ellos. En serio, es difícil saberlo aún viéndolos en vídeo, porque hemos puesto los finales en el post por si en lugar de desbloquearlos, solo queréis curiosear un poco qué ocurre.

    Así pues, agarraos que vienen curvas y un montón de spoilers, así que si no queréis desbloquear todos los finales de Dark Souls 3, mejor seguid jugando y descubridlos por vosotros mismos, que siempre es bonito hacerlo. No es nada fácil, como ya decíamos, pero toparse con un misterio y resolverlo con ayuda siempre es bonito.

    En fin, al ajo.

    Enlaza la Primera Llama

    Para desbloquear todos los finales de Dark Souls 3 lo primero que hay que hacer es, bueno, pasárselo. Lo más seguro es que el primer final que consigas sea este, el más básico, en el que enlazas la Primera Llama y tu aventura termina con tu personaje perpetuando el ciclo que jamás acaba.

    Tras acabar con el primer nomuerto que enlazó la Primera Llama, que seguro que a los fans de Dark Souls les resulta extremadamente familiar, tanto en su primera fase de combate como en la segunda de ellas, en la que ataca como cierto jefe final; lo único que hay que hacer es acercarse a la hoguera en el centro del campo de batalla y activarla.

    ¿Qué significa exactamente este final? Enlazar la Primera Llama, algo que ya hemos hecho en los anteriores juegos, significa que perpetuamos el ciclo que se inició con el origen del mundo tal y como lo conocemos. Evitamos que la Oscuridad domine la existencia y que el fuego se apague, con lo que eso conlleva.

    El problema es que no sabemos muy bien qué conlleva que la Oscuridad reine en Dark Souls 3, pues en todos los Souls nuestra misión es impedir que eso ocurra... o todo lo contrario, pues podemos escoger siempre entre perpetuar el ciclo o romperlo. No sabemos qué pasa tras romperlo, pero poderse, se puede hacer.

    El Final del Fuego

    La siguiente conclusión para desbloquear todos los finales de Dark Souls 3 es la opuesta a la anterior: en lugar de avivar la llama y continuar el ciclo, lo rompemos. Es justo lo que mencionábamos hace un momento: hay dos posibilidades en el mundo creado por From Software y siempre podemos elegir entre una u otra, aunque no siempre sea claro.

    En esta ocasión, para poder apagar la primera llama necesitamos conseguir un objeto que se llama Ojos de la Guardiana del Fuego. Conseguirlo no es fácil: hay que explorar una zona semioculta tras vencer a la Bailarina del Valle Boreal, según subes las escaleras, hacia la izquierda y bajando un ascensor.

    Al final de dicha zona, encontraremos un jefe final enloquecido (y más bien facilito) que da paso a una zona nueva que tiene un cofre con un objeto fantástico. Sin embargo, tras dicho cofre hay un muro ilusorio que, al atacarlo, da acceso a otra zona que debería recordaros mucho al principio del juego, pues es exactamente igual.

    Si avanzáis, lucharéis con una versión ligeramente más fuerte de Gundyr, el primer jefe final de todo Dark Souls 3 y daréis, después de todo este viaje, con una versión alternativa y apagada del mismísimo Santuario del Enlace del Fuego. Es como si hubiéramos llegado a otra zona diferente del mundo, en una dimensión paralela.

    Si exploráis este Santuario alternativo, os encontraréis con una vendedora y si rompéis un muro ilusorio, encontraréis los Ojos de la Guardiana del Fuego. Si volvéis al Santuario original y entregáis el objeto a vuestra guardiana, provocaréis un cambio en ella que se refleja hasta en la música del Santuario y que permite conseguir otro final de Dark Souls 3

    Esta conclusión requiere que acabemos con el jefe final y que, en lugar de encender la hoguera de la Primera Llama, invoquemos a nuestra guardiana mediante la marca de invocación que aparece a la izquierda de la hoguera. Al hacer esto, conseguiremos el Final del Fuego, romperemos el ciclo.

    ¿Qué significa exactamente este final? Simplemente eso: damos final a la era del fuego para que empiece una era de oscuridad. Se supone que no es la primera y que no será la última, pues de un modo u otro siempre se repite el ciclo y aparece un nomuerto elegido con la misión de enlazar la llama, pero nosotros hemos decidido no hacerlo.

    Por el camino, hemos tenido que corromper a una Guardiana del Fuego, que es algo bastante novedoso dentro de la franquicia porque, en otras ocasiones, simplemente dejábamos que la llama se apagara. ¿Significa que la oscuridad que imponemos con Dark Souls 3 es para siempre? Es difícil saberlo.

    El Final del Fuego... que no fue tal cosa

    Pero esto no acaba aquí... Es posible conseguir una versión alternativa del final anterior, y si estamos hablando de cómo desbloquear todos los finales de Dark Souls 3, es necesario incluirlo. La forma de conseguirlo es la misma: obtener los Ojos de la Guradiana del Fuego, dárselos, corromperla e invocarla a matar al jefe final.

    Al invocarla, sin embargo, es posible esperar a un momento muy breve de toda la cinemática en la que tenemos control sobre nuestro personaje una vez más. En dicho momento, podemos matar a la Guardiana del Fuego y conseguir una versión alternativa de este final que es bastante grotesca, pues arrebatamos la llama a la Guardiana.

    ¿Qué significa exactamente este final? Es difícil saberlo a ciencia cierta, pero parece que, en lugar de permitir que la Guardiana extinga la llama de una vez por todas, la matamos y dejamos que la llama nos consuma a nosotros, de modo que enlazamos la Primera Llama una vez más. Es como si nuestro personaje se arrepintiera de la decisión que ha tomado.

    Quizá estemos equivocados y lo que estamos haciendo en realidad es arrebatar la llama a la Guardiana y apoderarnos personalmente de ella, dejando al mundo en la oscuridad pero siendo nosotros un faro de fuego al que seguir. Es complicado interpretar qué ocurre, pero el siguiente final es aún más complejo...

    La Usurpación del Fuego

    Si queréis desbloquear todos los finales de Dark Souls 3, vais a tener que currároslo mucho para conseguir este nuevo final. Sin duda, es la misión secundaria más larga y compleja que ha introducido From Software en ninguno de sus Souls, y también una de nuestras favoritas por todo lo que ocurre y por quiénes están involucrados.

    Como su nombre bien indica, en este final de Dark Souls usurpamos al nomuerto que va a enlazar la llama, que no es sino Anri, ese NPC que nos encontramos hacia el primer cuarto del juego. Si resolvemos toda su misión secundaria con éxito, no solo se casará con nosotros sino que será un sacrificio para que podamos conseguir esta conclusión.

    La explicación de esta misión es francamente larga, pero vamos a intentar contarla en resumen:

    1. Encuentra a Yoel de Londor, recrútalo y habla con él en el Santuario del Enlace de Fuego.
    2. Sube de nivel con él cada vez que sea posible. Es necesario hacerlo cinco veces en total para que esta misión funcione. ¿Cómo hacerlo? Subiendo tu nivel de hueco, que aumenta cada vez que mueres. Cada dos muertes, podrás subir un nivel, y tendrás que subir cinco en total antes de matar a los Guardianes del Abismo.
    3. Hecho esto, la próxima vez que lo visites, Yoel estará muerto y al lado de su cadáver aparecerá Yuria de Londor. Habla con ella.
    4. Encuentra Anri de Astora en la hoguera de la Fortaleza del Camino y habla con él/ella y su acompañante hasta que se repitan sus diálogos.
    5. Regresa al Santuario del Enlace de Fuego tras matar a los Diáconos de la Catedral y habla con Anri hasta agotar sus diálogos de nuevo.
    6. Avanza en el juego hasta las Catacumbs de Carthus, encuentra a Anri (está justo antes de encontrarte con la primera bola rodante de esqueletos) y agota los diálogos con él/ella otra vez en el siguiente orden: "No", "No hacer nada", No indicar dónde está Horace.
    7. Hecho esto, te encontrarás a Anri de nuevo antes del jefe final. Habla de nuevo hasta agotar el diálogo.
    8. Encuentra el Lago Ardiente y mata a Horace. No le digas a Anri lo que has hecho si quieres que la misión continúe.
    9. Avanza hasta la Iglesia de Yorksha. Ni se te ocurra matar al asesino que hay en la esquina de la habitación, pues es fundamental en la misión, y habla con Anri de nuevo hasta que se repitan su diálogos.
    10. Si todo hay ido bien, tras matar al Pontífice Sulhyvan, Yuria estará en el Santuario del Enlace de Fuego. Habla con él y, si todo ha ido bien, te dirá que tu esposo/esposa está en la Cámara Oculta de la Luna Oscura esperándote. Se refiere a Anri.
    11. Viaja hasta allí y lleva a cabo al ceremonia tras el falso muro que hay en la habitación con varias estatuas gigantes. Un personaje similar a Yoel te dará una espada para que consigas las Marcas Oscuras necesarias para conseguir el último final del juego.
    12. Una vez hayas vencido a todos los Señores de la Ceniza, vuelve al Santuario del Enlace de Fuego y habla con Yuria, que te felicitará por tu misión y te animará a enlazar el fuego.

    Hecho todo esto, que no es poco y que exige estar muy pendiente de lo que haces y dejas de hacer mientras juegas a Dark Souls 3, mata al jefe final del juego y toca la última hoguera del mismo para conseguir el último y más difícil final de todos.

    ¿Qué significa exactamente este final? No tenemos ni idea, una vez más. Es realmente complicado saber lo que ocurre, pero la escena es inconfundible: el sol hueco del fondo se vuelve negro, la oscuridad domina el ambienta y ni más ni menos que dos Guardianas del Fuego se rinden a tus pies junto con otros muchos seres nomuertos.

    ¿Has roto el ciclo para siempre uniendo fuego y oscuridad en un solo ente? Esa es nuestra teoría, algo muy atrevido y que parece ir en contra de las convenciones de From Software, pero es la única interpretación que se nos ocurre. La frase final, "Salva Londor", es aún más enigmática todavía. ¿Se resolverá el misterio con los DLCs?

    Dark Souls III

    Verkijgbaar vanaf 12 april 2016

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.