Guía de consejos para Fire Emblem Fates

    Hemos hecho una lista de consejos para Fire Emblem Fates que seguramente ayude tanto a novatos a iniciarse como a veteranos a conocer mejor esta edición

    Dar consejos para Fire Emblem Fates es una tarea complicada que hemos intentado aplazar todo lo posible porque, bueno, son tres juegos, cada uno con sus particularidades y con ideas que pueden funcionar en uno de ellos pero no necesariamente en el siguiente al que juegues. Es una tarea que no apetece hacer.

    Sin embargo, sentimos una responsabilidad para con vosotros, porque sabemos que Intelligent Systems se ha pasado un poquito con la dificultad de Conquista y que no todo el mundo tiene una predisposición similar para afrontar los retos de medir bien el movimiento en los mapas, de tolerar los golpes críticos del enemigo o de tener que resetear cada dos por tres. Esto último es bastante común y no hay por qué avergonzarse de hacerlo de forma habitual.

    Consejos para Fire Emblem Fates en todas sus versiones

    Así pues, nuestros consejos para Fire Emblem Fates van a ser generales para los tres juegos, pero con alguna puntualización según la versión. Y con generales hablamos de cosas más allá de armarse de paciencia y comprender que esto es un videojuego y que no merece la pena estampar nuestras Ninendo 3DS contra la pared.

    Como siempre, estaremos encantados de recibir vuestras aportaciones a la guía y de integrarlas entre nuestros consejos para Fire Emblem Fates, pues no somos los únicos jugando a esta épica y triple aventura. Lo que funciona para unos, no siempre tiene por qué funcionar para otros, y cuantos más recomendaciones haya, mejor que mejor.

    Empieza los juegos en orden

    Creo que esto debería aplicárselo cualquier, es uno de los consejos para Fire Emblem Fates más básico: si vas a meterte de lleno en los tres juegos, juégalos bien. El orden adecuado, en nuestra opinión, es Estirpe, luego Conquista y por último, Revelación.

    Si no te llama la idea de dejarte dinero en tres juegos, lo cual es lógico, solamente te diremos que empezar por Conquista es un suicidio a menos que seas un jugador empedernido de la saga. Y ni aún así, la verdad. Si solo te interesa jugar a uno, juega a Estirpe. Si te gusta, compra el DLC de Revelación, que así tienes una historia más completa.

    Construye un buen protagonista

    Por estúpido que suene, elegir al protagonista perfecto no es tan fácil como parece. Al margen de su apariencia, que se puede personalizar un poquito, hay dos categorías de atributos a elegir cuando creas a tu héroe, y la combinación de ambos se verá saldada con una mejora sustancial en una estadística del personaje.

    Estadística relacionada

    VirtudDefecto
    Puntos de vidaAguanteFlaqueza
    FuerzaÍmpetuDebilidad
    MagiaIntelectoApatía
    HabilidadDestrezaTorpeza
    VelocidadVelocidadLentitud
    SuerteSuerteInfortunio
    DefensaRobustezFragilidad
    ResistenciaAplomoAnsiedad

    Escogida una característica a mejorar y otra a perjudicar, después se elige un talento, esto es, la clase de personaje que desarrollarás: jinete, caballero, luchador, mercenario, granuja, samurái, oni salvaje, lancero, Augur, Monje, Auriga celestial, arquero, wyvern, ninja, boticario, mago o trovador.

    Escoge bien, porque el éxito del personaje protagonista en combate depende totalmente de ello.

    Los objetos sirven para algo

    Parece una tontería, pero no por eso vamos a dejar de incluirlo en nuestros consejos para Fire Emblem Fates: utiliza pociones, brebajes, elixires y otros objetos que hay disponibles para recuperar vida o potenciar temporalmente las estadísticas de tu personaje.

    Ya no es solo una cuestión de utilizar las herramientas que el juego te ofrece para sobrevivir, sino pura lógica: el dinero está ahí para gastarlo y los personajes tienen espacio de sobra para, al menos, llevar un ítem curativo. Esto puede sacarte de muchas situaciones peliagudas.

    Marca el alcance del ejercito enemigo siempre

    Esta opción se activa con el botón X al pulsar sobre una casilla vacía del campo de batalla y muestra hasta dónde puede llegar a atacar el ejército enemigo. Es la mejor manera de medir hasta dónde deberías mover tus tropas para atacar, pues si te metes en ese terreno rosita, mínimo un enemigo va a devolver el golpe.

    También el alcance de enemigos sueltos

    Ahora bien, tan importante es saber hasta dónde llegará el ejército entero como hasta dónde llegará esa unidad que tiene una ventaja absurda contra cierto personaje tuyo y que no quieres que te toque ni de broma. Para eso hay otra opción: pulsa con A sobre una unidad enemigo y marcarás en rojo el terreno que abarca.

    Esto es fundamental tanto para jugar a la defensiva como para atraer solo a una unidad concreta con un personaje que sabes que va a sobrevivir a su ataque y cargártela en el siguiente turno. A veces, cazar a los personajes uno a uno es más satisfactorio, sobre todo porque no arriesgas a perder a nadie.

    Desarrolla las relaciones de los personajes

    Otro de esos consejos para Fire Emblem Fates que parecen obvios pero que se pueden escapar más de una vez: conseguir que tus personajes se enamoren y tengan buena relación entre sí es la mejor estrategia para vencer en el campo de batalla. Los soldados más unidos hacen más daño.

    Y luego ya está la cuestión de casarlos, que se relacionen y que tengan más descendencia, que daría para un post completo sobre qué personaje debería juntarse con cuál otro. Nosotros somos más fans de dejar que la vida siga su curso y que sea la guerra la que una a las personas, no nuestro complejo de cupido.

    Hazlos subir de nivel por igual

    Tan importante como hacer que se enamoren es conseguir que tu ejército tenga un nivel equilibrado. Es mejor tener 5 soldados de nivel 10 que 5 soldados de nivel 15, 7, 8 y 6. No podemos insistir lo suficiente y creemos que es uno de los consejos para Fire Emblem Fates más improtantes de todo: no dejes a nadie detrás.

    Por supuesto, una vez tienes una configuración de ejército suficientemente amplia con unos 12 personajes bien emparejados y entrenados, puedes dejar a un lado a esos pesados que no te gustan. Eso sí, esperemos que hayas elegido bien a quién dejar atrás, porque...

    Y entrena a Mozu: se convierte en una máquina de matar

    ...hay personajes como Mozu que dan mucha pereza entrenar pero que terminan siendo alucinantes. Subir a Mozu al nivel 10 cuesta mucho, pero como sus estadísticas van creciendo a lo bestia y su maestría de arquera es una cosa de otro mundo, se convierte en uno de esos soldados que quieres a tu lado en cada batalla.

    Azura es el mejor aliado

    Por si no os habíais dado cuenta por la portada, Azura es un personaje muy importante en Fire Emblem Fates. Ya no es solo una cuestión de historia, sino también de su habilidad: al cantar a un personaje que ya has utilizado, puedes volver a moverlo en el mismo turno. Os podéis imaginar la cantidad de estrategias que se pueden hacer con esto.

    Juega a la defensiva si dudas

    Cuando juegas a Conquista, aprendes que este es uno de los consejos para Fire Emblem Fates que te gustaría que alguien te hubiera dicho: no te lances como un loco a la batalla, porque dos enemigos que te rodeen pueden acabar con ese personaje que tan duro te creías que era.

    Sin embargo, con cualquiera de los tres juegos, jugar a la defensiva es la estrategia que más alegrías te da. Es mejor mover una unidad en el espacio de ataque del enemigo e ir dejando que se acerquen las tropas para atacar con el grueso de tus unidades unidas que mover una en un terreno que no sabes si va a verse invadido por dos o tres rivales al acabar tu turno.

    Los espacios estrechos y los arqueros son fundamentales

    Del mismo modo, aprende a utilizar el escenario en tu beneficio. Ya no solo hablamos de trampas, tipos de terreno o de utilizar las venas de dragón, que también, sino de identificar qué espacios estrechos puedes bloquear para que los enemigos no avancen ni de broma y cómo utilizar una unidad defensiva y un arquero detrás de él para ganar.

    Que te ataque un soldado fuerte y te deje a dos puntos de vida puede arreglarse en tu turno con un mago en una casilla diagonal, un arquero detrás de ti para hacer daño a distancia sin recibir un contraataque y con un buen aliado a tu lado para ayudarte a dar rematar.

    Los tipos de arma afectan al combate más de lo que te piensas

    Del mismo modo que estos dos aspectos de arriba afectan a tu victoria, el tipo de arma que uses hace mucho también. Y no hablamos ya de "verde puede a azul que puede a rojo que puede a verde", sino del tipo de extras que puede incluir un arma u otra.

    Un ninja, por ejemplo, puede tener un buen shuriken de acero para hacer un buen daño en general, pero también un shuriken aguja que hace daño a unidades con mucha armadura. Equipar a un personaje con varias armas y jugar con X e Y antes de atacar por si puedes hacer un daño extra inesperado ayuda mucho en Fire Emblem Fates.

    Los sanadores también rescatan personajes

    Para cerrar estos humildes consejos para Fire Emblem Fates, recordaros que los sanadores no solo sirven para curar vida a tus personajes desde la distancia. Tienen una tipo de bastón que es crucial en las batallas más complejas y que también puede ayudarte a salvar un mal movimiento: Rescatar.

    Se puede rescatar a cualquier personaje, sin importar dónde esté en el escenario, y colocarlo al lado del sanador que ha ejecutado el comando. Solo puedes hacerlo 2 veces por combate y hay que tener cuidado de no rescatarlo y dejarlo en evidencia por tener al sanador en una posición delicada, pero si se usa bien, es un poder magnífico.

    Fire Emblem Fates

    Verkijgbaar vanaf 20 may 2016

    Más sobre este juego

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.