Project Morpheus y Hololens en el E3 2015

    Las nuevas tecnologías mostradas en una fase avanzada de su desarrollo han sido las grandes sorpresas del E3 2015. Hemos probado Project Morpheus y Hololens, y os contamos cómo ha sido la experiencia.

    El E3 2015 ha sido una ventana al futuro. Siempre lo es, al permitirnos probar las grandes novedades en videojuegos y consolas que estarán por llegar durante los próximos meses y años, pero en este caso nos han acercado al futuro gracias a nuevas tecnologías, a nuevas formas de ver la realidad, virtual o aumentada, gracias a Project Morpheus y Hololens.

    Una es la apuesta de Sony, la contrapartida al gran éxito de un Oculus Rift a punto de finalizar su desarrollo de cara a comercializarse. Otra, la apuesta de Microsoft, que sólo tiene en común el hecho de mostrarnos algo completamente diferente a través de un dispositivo que nos colocamos ante los ojos, pero en este caso, es una realidad aumentada.

    Probamos Project Morpheus y Hololens, dos gadgets muy diferentes

    Project Morpheus y Hololens son un vistazo al futuro, pero no serán el único futuro de cara a los videojuegos o las aplicaciones, sino que serán, más bien, alternativas que nos ofrecerán experiencias completamente diferentes a lo que estamos acostumbrados, tanto en los videojuegos como en todo tipo de aplicaciones externas a ellos.

    Project Morpheus nos habla de una inmersión total en un nuevo mundo, mientras que Hololens nos habla de expandir la realidad que tenemos ante nuestros ojos con todo tipo de nuevas aplicaciones. Os contamos, en las siguientes páginas, cómo hemos vivido las nuevas tecnologías de Sony y Microsoft.

    Project Morpheus - La Realidad Virtual de Sony

    A quien ya conozca Oculus Rift, ya tiene mucho camino recorrido para saber lo que supone Project Morpheus. Es la misma idea, creada por Sony para correr con una PlayStation 4, un Dual Shock 4 o dos PlayStation Move, en lugar de con un PC de gama alta, un mando de Xbox One y los controles de movimiento Oculus Touch.

    Project Morpheus es un nuevo headset de realidad virtual, un dispositivo que integra una pantalla OLED de 1920xRGBx1080 de 5.7 pulgadas, que permite un campo de visión de hasta 100º. Todo esto, junto a proyectos que han de correr a 120 fps (60 para cada ojo), y a 9 marcadores LED capaces de ser seguidos por la PSCamera, nos dan una sensación de inmersión inigualable.

    Y esa es la meta de Project Morpheus, llevarnos a otro mundo y hacer que estemos allí dentro, hacernos realmente protagonistas de un atraco, hacernos pilotos de una nave espacial o hacernos víctimas de un terrorífico asesino en serie. La meta de Project Morpheus no está en los juegos llevados a realidad virtual, sino en crear diversas experiencias, bien diferentes a lo que conocemos.

    Project Morpheus

    Project Morpheus, acompañado de control por movimiento

    Y bien con los PSMove o con el Dual Shock 4, Project Morpheus nos asegura que la experiencia será inmersiva gracias a que no sólo nuestra cabeza indicará la dirección y el ángulo con que miramos, sino que nuestras manos también tendrán mucho que decir, más allá de presionar botones.

    Uno de los juegos que se pudo probar en el E3 2015 en exclusiva para Project Morpheus nos ponía en mitad de una huída espectacular en coche, tras realizar un atraco, y ahí Morpheus combinado con Move nos da una inmersión sin igual.

    Claro que la reina de la inmersión, y seguramente la mejor demo de Project Morpheus de todo el E3 2015, ha sido Kitchen, una experiencia terrorífica que muchos ni siquiera han podido terminar, en la que 'jugamos' con el Dual Shock 4 cogido con ambas manos, que gracias a sus giroscopios simula a la perfección que tenemos las manos atadas.

    Y ante eso sólo podemos mover las manos y la cabeza, estando completamente indefensos ante lo desconocido, y viendo cómo le rajan el cuello ante nuestros mismos ojos a alguien que se encuentra en la misma sala. Kitchen, una demo creada por Capcom, es una perfecta muestra de todo lo que se puede llegar a alcanzar con Project Morpheus si se dedican a las experiencias, más que a los juegos.

    Hay quien ya está pidiendo que vuelva P.T. transformado a Morpheus, y la verdad, ojalá que lo cumplan. Por supuesto, también tendrá muchos de los títulos que llegarán a Oculus Rift, ya que comparten concepto, pero la parte mala (y buena, a la vez) es que no todos podrán ser llevados a PlayStation 4. Esa parte mala, el que no todo pueda llegar a lo que llegaría aun PC de gama altísima, es también la parte buena, y es que no necesitaremos un desembolso fuera de las posibilidades de muchos para Project Morpheus, ya que todo podrá correr en una PlayStation 4.

    Hololens - Microsoft le da salsa a la realidad

    En el otro lado de una balanza completamente diferente está Hololens, una nueva tecnología de Microsoft que no sólo busca revolucionar el ámbito de los videojuegos, sino que quiere hacer que experimentemos la realidad que ya conocemos de una forma completamente diferente, en experiencias nada alienantes, de realidad aumentada.

    Hololens es otro dispositivo montado en la cabeza, un headset que no nos anula la visión del exterior, sino que se ajusta a nuestra frente, se apoya en nuestra nariz, y nos permite ver lo que veríamos normalmente... Y algo más. Ahí empieza la sorpresa.

    La demostración en vivo durante el E3 2015 con Minecraft es sólo una de las muchas aplicaciones que se le podrían llegar a dar a Hololens, pero nosotros preferimos verlo como una experiencia aparte de los videojuegos, una realidad aumentada para aplicaciones o una forma de despejar la pantalla de indicadores que ahora podríamos tener estratégicamente colocados en otros puntos.

    Hololens

    La experiencia Halo 5 con Hololens

    Además de lo visto con Minecraft, el equipo de Xbox nos permitió vestir nuestras propias Hololens para disfrutar de una experiencia interactiva que comenzaba como la puesta a punto de todo Spartan en la saga Halo, mirando a un marcador, enfocando a todas las luces rojas, y siguiendo el Waypoint indicado.

    Una vez vistas las luces, nos dicen que nos levantemos y busquemos ese Waypoint. Hay algo ahí, al fondo de ese pasillo a la derecha, hay un indicador de destino como los que hay en los videojuegos, que nos indican que en ese punto ocurrirá algo, y efectivamente, al acercarnos a un marcador suspendido en el aire que atravesamos como si de un holograma se tratase, se abre una ventana virtual.

    Una ventana que no está ahí, que comprobamos que no está al mirar de reojo por el punto ciego de Hololens (los hologramas se ven sólo, por ahora, a través de un rectángulo en la parte central), pero que efectivamente está ahí ante nosotros, una escotilla a través de la cuál vemos un hangar, un ventanuco por el que podemos asomarnos para ver cómo la UNSC prepara sus tropas.

    Acto seguido, pasamos a un briefing, a una mesa táctica en la que una Spartan nos habla y nos sigue con la mirada si nos movemos. Nos enseñan el mapa y la estrategia a seguir en la próxima misión, y acto seguido una luz se mueve y nos indica que cojamos nuestro comunicador de la misma mesa en la que nos apoyamos. Parecía increíble que todo aquello pudiese estar ante nosotros. No lo estaba, pero estaba.

    El sonido inmersivo de Hololens

    La parte genial de Hololens con respecto a Oculus Rift o Project Morpheus es que no es una experiencia alienante. No tenemos que vestir unos grandes auriculares que nos aíslen, y la visión no nos queda apartada de la realidad. Podemos ver perfectamente con el headset puesto, y la parte sonora era algo realmente impresionante y muy envolvente.

    Si os fijáis en la foto superior del texto, hay una línea roja en el lateral de las Hololens, sobre la oreja. Eso es un altavoz, y hay uno a cada lado de la banda, son pequeños altavoces que generan el sonido suficiente para que sólo tú lo oigas y está tan bien dirigido que parece sonido envolvente. Pero una vez más, puedes oír perfectamente lo que hay a tu alrededor.

    Las aplicaciones de Hololens pueden ir mucho más allá de los videojuegos. En el vídeo de presentación del dispositivo, de hecho, se veía cómo alguien plagaba su casa de Apps, pudiendo ver cualquier tipo de información, como el tiempo, tus redes sociales o incluso la televisión, sin necesidad de pantalla alguna. Todo apareciendo sobre una pared, sobre una nevera, o en mitad de tu salón.

    No podemos evitar imaginar algo tan fantástico como un Paintball o Lasertag en el que veamos perfectamente, pero donde también tengamos información sobre el mapa, las posiciones de nuestros aliados o la vitalidad de los enemigos. Al fin y al cabo, no estamos hablando tanto de ampliar los videojuegos que ya conocemos, sino de aumentar la realidad.

    Tanto Hololens como Project Morpheus son el futuro, pero no son un futuro que excluya a la forma convencional de jugar, sino una gran alternativa para quienes busquen algo diferente.

    © 2005 - 2020 XGN B.V. Todos los derechos reservados.