Monster Hunter World fue una apuesta soberbia por parte de Capcom para trasladar la esencia de una franquicia a la sobremesa, después de dominar por completo el terreno portátil. Un juego excelente e inmenso que se expande con Iceborne, un añadido de pago que ya hemos tenido la suerte de probar en profundidad.

Análisis de Monster Hunter World Iceborne, mucho más que una expansión

Iceborne es mucho más que una expansión al uso, pues no solo incorpora una larga lista de nuevos monstruos que cazar, una nueva base, nuevo escenario, historia y contenidos jugables, sino que también mejora la experiencia original.

Se trata de un añadido imprescindible para los jugadores habituales del título, pero también para los que degustaron el juego base y lo dejaron de lado una vez completada su historia (o en cualquier momento, vaya). Eso sí, los contenidos de la expansión continúan la historia del título base y deben ser jugados después, puesto que también aumenta su dificultad.

Un reto para todos los jugadores

Iceborne es una expansión difícil, y se convertirá en un absoluto reto si vais a querer completarlo en solitario la primera vez. Los nuevos monstruos son muy poderosos y forman parte del nuevo Rango Maestro, siendo prácticamente inútiles las mejores armaduras de rango alto que podáis haber creafteado.

Esto nos obliga casi a comenzar de cero en este rango, teniendo que volver a craftear nuevas armaduras y tener más en cuenta que nunca los Adornos, que serán los que permitirán otorgar bonificadores o eliminar amenazas concretas de los monstruos para tener éxito. Todos los jugadores se sentirán cómodos por ello, tanto los más habituales como los menos.

análisis de Monster Hunter World Iceborne

Más que un escenario y un puñado de monstruos

Como decíamos al comienzo de nuestro análisis de Iceborne, no solo se han incorporado nuevos escenarios y un buen puñado de nuevas criaturas que cazar, sino que también se ha mejorado el juego al completo a nivel visual. Además, se han incluido pequeñas mejoras en los menús y otras utilidades que se agradecen, y que se entienden como una mejora general del producto y no sólo para expandirlo.

Hay otros pequeños añadidos que cambian y mucho la manera de jugar, como son el nuevo gancho y los nuevos movimientos incluidos en todas las armas. Todos estos pequeños cambios están pensados al milímetro y su inclusión cambia por completo la manera de enfrentarnos a ciertos monstruos.

Monster Hunter World Iceborne reseña

Una expansión masiva pensada al milímetro

Completar la historia os costará unas cuantas decenas de horas, sobre todo si lo hacéis en solitario, pero tenéis contenidos para aburrir. Los monstruos de Monster Hunter World también aparecerán en Rango Maestro y otras variaciones de estos, cambiando su aspecto y tipos de ataque y defensa.

Será una auténtica locura completar todos los nuevos desafíos, contratos y misiones, por lo que no debéis preocuparos por las horas añadidas: si queréis, Monster Hunter World Iceborne os puede durar hasta la eternidad si queréis completar y conseguir absolutamente todo lo que se ha incorporado.

Iceborne review

A la altura de las expectativas e imprescindible para los fans

Las expectativas se han cumplido con Iceborne, demostrando que se trata de una expansión increíble para un juego que ya de por sí es brutal. La cantidad y calidad de nuevos contenidos es indiscutible, pero además se mejora la experiencia del juego base y se amplía todo lo posible.

Vais a tener que buscar muchas horas libres para completar todas las nuevas cazas, así que id preparando las nuevas equipaciones y armas porque os van a hacer mucha falta. Iceborne merece mucho la pena y si os gustó el juego base es un auténtico imprescindible.