El blog de PlayStation acaba de publicar nueva información relacionada con la próxima actualización de Rocket League prevista para la semana que viene, un parche que además de ofrecernos la posibilidad de incorporar nuevos coches con el DLC también añadirá mejoras gráficas en las dos versiones de PlayStation 4, la estándar y su versión Pro.

Actualización de Rocket League para PS4

Parece que a partir del 21 de febrero los que dispongan de la obra de Psyonix en la consola de sobremesa de Sony recibirán una mejora sustancial de rendimiento, debido a que la actualización de Rocket League para PS4 añadirá la posibilidad de jugar a 1080p y 60 frames en la consola estándar y de disfrutar de resolución 4K con la misma tasa de imágenes por segundo en PlayStation 4 Pro.

Además, la mencionada actualización de Rocket League para PS4 garantizará la posibilidad de jugar a pantalla partida manteniendo la máxima resolución de PS4 Pro en dos jugadores y la opción de ampliar la pantalla partida hasta cuatro sin descender de las sesenta imágenes por segundo (por omisión, deducimos que la resolución sí se vería afectada en este último caso). Además de estas mejoras generales, este parche nos dará acceso al nuevo DLC del juego centrado en Hot Wheels, con dos nuevos coches disponibles que podrán comprarse por separado.

Rocket League se estrenó a mediados de 2015 y pudo obtenerse sin costes siendo suscriptor de PlayStation Plus en su lanzamiento. A día de hoy, también está disponible en PC y Xbox One y es considerado uno de los títulos de deportes más innovadores de los últimos años.