Blasphemous bebe de muchas fuentes, siendo una de ellas la que obliga a ocultar el final bueno tras una serie de retos. Unos imposibles que debemos conseguir para no dar con el final pocho de la aventura. Si ya has completado el juego y te has quedado tocado, te ofrecemos esta guía para que no te vuelva a pasar: Final bueno en Blasphemous - Cómo conseguirlo.

Final bueno de Blasphemous - Cómo conseguirlo - La cuenta Inmaculada

Lo primero que vas a necesitar para desbloquear el final bueno en Blasphemous es algo muy sencillo. Morir varias veces. Pero ojo, que no vale cualquier muerte, la cosa tiene su truco. Antes tendrás que hacerte con la Cuenta Inmaculada y, lo sentimos mucho, restarle todo su valor.

La cuenta Inmaculada es un objeto tremendamente útil, ya que te permite morir y resucitar sin penalizaciones. la encontrarás en una de las salas en las que puedes aliviar la culpa en 'Camposanto de las Cumbres'. Una vez la tengas en tu poder, equípala y muere tres veces.

Final bueno de Blasphemous - Cómo conseguirlo - La cuenta corrompida

Verás que cada vez que mueres la cuenta absorbe tu culpa y cambia de nombre. Así, la Cuenta Inmaculada pasa a Cuenta marcada por la Culpa, Cuenta mancillada por la Culpa y, tras morir tres veces, Peso de la Verdadera Culpa. Cuando veas que la Cuenta tiene ese nombre es que ha llegado el momento de pasar a la acción para conseguir el final bueno.

blasphemous 2

Por si fuera poco haber fastidiado la utilidad de la Cuenta Inmaculada ahora te vamos a pedir algo peor. Equípate el Peso de la Verdadera Culpa y destroza todas las estatuas del juego que te ayudan a redimirte. Obviamente lo mejor es esperar a tener cerca al jefe final del juego, ya que una vez destrozadas, no podrás arreglarlas de nuevo.

Final bueno en Blasphemous - Cómo conseguirlo - Los retos de las estatuas

En total son 7 las estatuas que debes destruir, y no basta sólo con romperlas. Una vez cometas tu acto de vandalismo tendrás que superar una serie de retos que te darán acceso al objeto clave para obtener el final bueno: El Custodio del Pecado. Cuando lo tengas en tu poder sólo tienes que enfrentarte al enemigo final y disfrutar de la recompensa al trabajo duro.