Uno de los elementos más distintivos de The Legend of Zelda: Breath of the Wild es que todas las armas que utilizas en el juego se rompen. Arcos, escudos y las armas de mano (arrojadizas o no) tienen un punto máxim de resistencia en el que se romperán y tocará ir a buscar una alternativa a las mismas. Pero tenemos una pequeña solución, te contamos cómo reparar las armas de Breath of the Wild.

Antes de nada debes tener en cuenta que mejorando la Piedra Sheikah puedes empezar a añadir las armas más interesantes a la enciclopedia. Si la mejoras todavía más, podrás hacer que el radar que detecta los distintos templos del juego también busque filos específicos que te interese tener en el juego. A nosotros nos ha funcionado y es una opción incluso mejor que la de saber cómo reparar las armas de Breath of the Wild.

cómo reparar las armas en Breath of the Wild

Cómo reparar las armas de Breath of the Wild - Todas se rompen

Como ya te avanzamos, todas las armas de Breath of the Wild se rompen. Incluso la Espada Maestra entra en un letargo en el que se recupera si la utilizas demasiado y hay algunas armas y escudos únicos que desaparecerán si los utilizas demasiado. Pero no ocurre lo mismo con las armas oxidadas. Te contamos cómo reparar las armas de Breath of the Wild que estén oxidadas.

Antes de eso recuerda que puedes pasarte a leer nuestro especial centrado en cómo conseguir la Espada Maestra y, también, nuestra pequeña guía para obtener las 900 semillas Kolog esparcidas por toda Hyrule.