Pueden gustarte más o menos, desde luego, pero Avalanche Studios han demostrado en las últimas entregas de la saga Just Cause que saben algo de plantear mundos abiertos divertidos, con un componente cachondo y que van muy bien para echar un rato divertido entre explosiones y disparos. Esta es su nueva propuesta, algo diferente de lo planteado en esa saga, y nosotros os ofrecemos en este análisis de Generation Zero nuestra más sincera opinión al respecto, pues el resultado final ha sido algo decepcionante.

Análisis de Generation Zero

Generation Zero plantea demasiadas contradicciones en su plantemiento y en su ejecución, haciendo algo difícil comprender realmente lo que quiere ofrecernos. El título comienza permitiéndonos crear a nuestro personaje con un editor bastante cachondo, que parece decir claramente que se vuelve a tratar de un mundo abierto divertido, repleto de explosiones y que será muy divertido para jugar con amigos, pero nada más empezar a jugar la sensación es muy extraña.

Los primeros minutos dejan en evidencia que el juego plantea un mundo muy hostil, en el que vas a pasarlo muy mal para sobrevivir (sobre todo en las primeras horas) y que necesitas muchos recursos para hacerlo. En una Suecia de los años 80, en esta isla parecen haber desaparecido todos los habitantes y, en su lugar, encontramos unas extrañas máquinas robóticas que no dudan en dispararnos en cuantos nos ven.

Análisis de Generation Zero

Mundo abierto de Battle Royale... sin ser un Battle Royale

Como bien indicaban nuestros compañeros, parece que Generation Zero comenzó planteándose de una manera muy diferente a lo que ha terminado llegando, pues la disposición del mundo abierto y de las opciones que permite realizar (recoger botín en todas sus casas) parece más propio de un Battle Royale que de una aventura de estas características.

Iremos recogiendo recursos, armas y munición, que nos servirán para luchar contra estos robtos en batallas que podrían ser muy mejorables, todo sea dicho. En este punto podríamos destacar que el juego permite jugarse con amigos y volverse un poco más loco, al plantear batallas más alocadas y repletas de explosiones. Un poco contradictorio con el tono planteado al jugar en solitario.

Análisis de Generation Zero

Generation Zero es una mezcla muy poco acertada

Teniendo en cuenta la ausencia de inteligencia artificial de los enemigos, las pocas posibilidades ofrecidas por el mundo abierto, un sistema de progreso que no funciona del todo bien y las contradicciones obvias en varios frentes, Generation Zero termina convirtiéndose en una amalgama de ideas muy complicada de justificar.

Tiene detalles interesantes, el enigma planteado por su mundo es atractivo, su banda sonora también, pero sus problemas de jugabilidad y su ausencia absoluta de personalidad le pasan mucha factura. Avalanche Studios no ha conseguido dar con la tecla correcta en esta ocasión.