El cártel de Santa Bárbara apunta fuerte. Tan fuerte como este shooter - multijugador de Ubisoft que hoy os vamos a desengranar en el análisis de Wildlands que os hemos preparado. Y es que hacía mucho tiempo que no nos divertíamos tanto disparando, recolectando armamento y caminando de un punto a otro en un mapa tan bien construido y en un juego con tantos chascarrillos.

Tom Clancy's Ghost Recon Wildlands proviene de una larga saga llamados Ghost Recon. Sin embargo, en poco se parece a los anteriores. Tras un lavado de cara y una profunda y visible mejora en cuanto a jugabilidad y diseño, el nuevo Wildlands ofrece unas dosis de diversión y violencia a partes iguales. El nuevo Ghost Recon se ha convertido ahora en un multijugador online de hasta cuatro jugadores que se ambienta en un mundo abierto.

análisis de Wildlands

Nuestro análisis de Wildlands comienza hablando del lavado de cara de la saga Ghost Recon.

Este Wildlands no aporta nada radicalmente nuevo al género: no cambiará el paradigma de los shooters multijugador ni nos hará temblar en el sofá con una profunda reflexión filosófica. No. Sin embargo si algo le sobra al juego es toneladas de horas y una cantidad desbordante de diversión misión tras misión que se multiplica al jugar con conocidos. Cuenta con más de 110 misiones entre principales y secundarias que harán las delicias de los amantes del género.

Sin embargo si algo queremos dejar claro en este análisis de Wildlands es que este nuevo título del Ghost Recon está cargado de chascarrillos, humor y un complejo diseño de producción que deja a Ubisoft por las nubes. Cada paso dado en Bolivia será como estar realmente allí, y los detalles han sido cuidados al extremo.

En nuestra siguiente página del análisis de Wildlands os hablaremos de la historia. Así que... ¡no os marchéis todavía!