Nuestro análisis de Dragon Quest Builders para PS4 y PSVita empieza de la manera en la que empiezan todos los análisis en los que Dragon Quest está involucrado: aplaudiendo. Hablemos de la subsaga que hablemos, de Jokers, Heroes o la nueva Builders, todas son muy buenas, todas funcionan y todas son capaes de aportar propuestas jugables nuevas sin traicionar nunca el espíritu original de la serie.

Dragon Quest Builders nos pone en la piel de un elegido divino con una tarea: reconstruir el mundo de juego, extraer materiales en sus viajes, recoger a huérfanos y sin techo y devolverlos a una ciudad que no deja de crecer gracias a nuestras construcción. Tendremos que combatir mucho y proteger también los muros de la ciudad a espadazos y golpes de martillo; pero eso no es lo fundamental, y ni siquiera nos premiarán por ello con puntos de experiencia, solo por construir, decorar y preparar un mundo ideal para ellos.

analisis de dragon quest builders

En Dragon Quest Builders, para ganar PX hay que construir, construir y construir

El sistema de recogida de objetos tiene un claro protagonista: un mazo de distintos materiales, a cuál más eficaz, para destrozar todo lo que se nos ponga por delante. Así conseguimos desde materiales a piezas de mobiliario completo; si rompemos una silla a golpes nos quedamos con una, no con trozos de madera, pero si nos cargamos el suelo tendremos tierra, tiza o arena.

La mecánica de recogida de objetos es la misma que la del combate, una muy similar a la de los The Legend of Zelda en 2D, limitada por nuestras propias limitaciones combativas. Eso tiene como punto positivo que dominar el control es rápido, pero como punto negativo que acabaremos destrozando más cosas de la cuenta en lugares estrechos, y teniendo en cuenta que construiremos calles y habitaciones pequeñas puede llegar a resultar un engorro; todo es acostumbrarse.

Construimos a través de un menú en el que acumulamos nuestros materiales, miramos hacia adelante, pulsamos cuadrado y ponemos ahí un bloque de lo que sea. Este sistema es sencillo, práctico y rápido, pero tiene dos problemas: la limitación de las cosas que podemos llevar encima y no acertar siempre con el lugar exacto en el que dejar el material que deseamos en el lugar adecuado.

analisis de dragon quest builders

Dragon Quest Builders es tremendamente variado y con una buena historia que contar

En demasiadas ocasiones habrá que ir a por el baúl en el que tenemos el objeto que necesitamos y nos falta, volviendo de nuevo a la zona de construcción con él, equivocándonos al ponerlo, teniendo que romperlo para cambiarlo de sitio y arrasando con una pared que estaba ahí... teniendo que reparla, y vuelta a empezar. Este defecto en el control, al que se suma una cámara que da lo peor de sí en los espacios cerrados, es uno al que te acabas acostumbrando pero da problemas durante las primeras horas.

Pese a lo dicho en los primeros párrafos de nuestro análisis de Dragon Quest Builders, no os asustéis. Aunque el juego no sea perfecto a los mandos se le acaba cogiendo el truco. Si lo hacéis, os embarcaréis en una aventura de construcción en la que no ponemos ladrillos por el mero placer de ponerlos. Hacemos crecer nuestra ciudad, exploramos nuevas tierras, edificamos y combatimos por una motivación, una más melancólica a intimista de lo que se le supone a un videojuego de Dragon Quest.

La trama de Dragon Quest Builders es ligera pero contada de un modo sensacional, es una crítica a nuestra sociedad, a la destrucción del hombre por el hombre, a sentirse solos y a los efectos destructivos del egoísmo humano. Si nunca os acabó de enganchar Minecraft pero su sistema de juego siempre os ha llamado la atención, este si que os atrapará gracias la manera de contar su historia. No solo exploraremos buscando trozos con los que reconstruir una ciudad, también lo haremos para encontrar retazos de una historia que no es la nuestra, la de un mundo que ha desaparecido.

analisis de dragon quest builders

Fallitos en el control y la cámara pero muy bueno en lo demás

Llegamos al final de nuestro análisis de Dragon Quest Builders hablando del apartado técnico. El videojuego de Square Enix es solvente, funciona bien y representa a la perfección su mundo de juego, pero es muy justito. Menos mal que ese tono de cuento triste le da muchos puntos positivos a la ambientación hasta construir una notable. En lo musical decimos lo mismo: simplemente bien pero con un algo especial que hace que mejore.

Dragon Quest Builders es un videojuego muy recomendado para los que les guste el JRPG y busquen algo diferente. Pese a sus defectos en el control y sus gráficos justitos, el videojuego engancha, sabe ofrecer cosas nuevas que hacer y fascinar; y como hemos dicho al principio de nuestro análisis de Dragon Quest Builders: detrás de un Dragon Quest siempre hay calidad.

Usa estos consejos para empezar a jugarlo como un pro